Te mostramos cuál ha sido el vestido de novia más destacado en la realeza británica

Cada vestido se ha convertido en referencia importante de moda, esperamos que Meghan también lo logre

 

Los vestidos de novia en las bodas reales de la corona británica han dado de que hablar a lo largo de los años. Elizabeth, Diana y Kate han reflejado sus gustos y personalidades en los diseños escogidos para el día más importante de sus vidas. Cada una de las novias británicas ha logrado plasmar su personalidad y buen gusto en sus vestidos.

A continuación, te mostramos como lucieron las tres el día de su boda.

 

 

Elizabeth II de Inglaterra.

vestido

El vestido de novia de la actual reina de Inglaterra fue diseñado por Norman Hartnellen 1947 para la primera boda real, luego de la Segunda Guerra Mundial. Fue inspirado en "La Primavera", de Sandro Botticelli. La cola del vestido media cuatro metros y medio de largo. El velo de Elizabeth tenīa una tiara que pertenecía a su madre.
El ramo era muy significativo, ya que además de poseer orquídeas blancas, tenia una ramita de mirto que había crecido del arbusto plantado por la reina Victoria con su propio bouquet de bodas, días posteriores a la ceremonia.

 

Lady Di.

vestido

En 1981 la princesa de Gales llevo uno de los vestidos más recordados y comentados, hasta los momentos. El vestido que lució Diana, fue un diseño de David y Elizabeth Emanuel. El volumen fue, sin duda, el factor diferenciador de este vestido. Una gran falda, mangas abullonadas y volados a lo largo del escote resaltaron cuando Lady Di caminó por el pasillo principal de la catedral de San Pablo, en Londres.
El vestido tenia una cola desmontable, de casi ocho metros de largo. Este fue otro elemento de "exceso" en el atuendo. Su toque más moderno, fue el cabello corto.
El ramo de flores llevaba orquideas blancas, rosas, gardenias, fresias y lirios, que cayeron en forma de cascada para hacer de este arreglo, uno inolvidable. Diana lució una tiara de su familia.

 

Kate Middleton.

vestido

La Duquesa de Cambridge opto por utilizar un vestido confeccionado en gazar satinado, encaje y organza con reminiscencias al de Grace Kelly. En el año 2011, la diseñadora Sarah Burton para Alexander McQueen, fue la encargada del vestido de novia de Kate. En la zona superior, el diseño, presenta un escote de corazón que esta cubierto por encaje de manga larga, formando un escote en V. Destaca su cintura gracias a la falda amplia, con volumen en la cadera, donde también llevaba aplique de encaje y flores de seda.
Uno de los accesorios o complementos más resaltantes en el look de Kate fueron los aros, obsequio de sus padres. La tiara Cartier que utilizó pertenece a la Reina Elizabeth II. En cuanto al cabello, la esposa de William, decidió mantenerse fiel a su estilo y no lo recogió por completo.
Este es uno de los vestidos más icónicos dentro de las bodas reales de los últimos tiempos, influyendo en la elección de muchas novias a nivel mundial. Fue tan popular, que la marca H&M lo recreó en una versión "low cost", y lo denominaron "vestido de encaje".

 

Meghan Markle

vestido

La duquesa de Sussex, y esposa del príncipe Harry lució un sencillo e impecable diseño de Clare Waight Keller, directora creativa de Givenchy. El velo destacó por el hermoso detalle de bordado a mano en hilos de seda y organza. Waight Keller diseñó un velo que representa la flora distintiva de cada país de la Commonwealth unida en una espectacular composición floral, con cincuenta y tres detalles únicos.
El vestido de alta costura tiene un corpiño simple y un cuello redondo modesto. Los accesorios que lució Meghan son Cartier. La tiara fue un préstamo de la reina Elizabeth II, que pertenecía a su abuela la reina Mary.