Sencillo pero elegante: Meghan Markle eligió un vestido de novia Givenchy para la boda real

El secreto mejor guardado ha sido finalmente develado.

La boda real era sin duda el evento más esperado, pero más allá de eso, el vestido de novia de Meghan era sin duda el secreto mejor guardado. La mañana del sábado 19 de mayo finalmente la vimos caminar al altar con un vestido de la firma Givenchy. Con un largo velo que hacía de cola, la actriz y modelo entró a la capilla de San George para casarse con el príncipe Harry y finalmente ser parte de la familia real.

 

El accesorio que predominó el look fue una Tiara de la Reina Mary Primera, joya que pertenecía a la casa real y que para este magno evento fue asignada a Meghan para que hiciera uso de una pieza simbólica en la familia.

Un maquillaje bastante sencillo complementó el look de Meghan convirtiéndolo en algo fresco y cero recargado. El vestido de mangas con hombros casi descubiertos le dio un toque sobrio y minimalista, sin exagerar, Meghan lució radiante. Su mejor accesorio la sonrisa de casarse con el hombre de sus sueños, que en este caso, terminó siendo un principe de verdad.

La pareja tiene planificado asistir a la recepción y luego a una luna de miel en diferentes destinos de África.