Harry y Meghan abandonan el Castillo de Windsor convertidos en los Duques de Sussex

Horas antes de la boda la reina Elizabeth II otorgó a Harry los títulos de: duque de Sussex, conde de Dumbarton y barón Kilkeel.

Finalmente se develó el misterio sobre el título nobiliario que tendría Meghan Markle al contraer matrimonio con el príncipe Harry. Algunas publicaciones en diferentes medios de comunicación hablaban sobre el rechazo de la reina Elizabeth II a la novia de su nieto. Sin embargo, esto quedó aclarado cada vez que Meghan acompañó a Harry en los distintos eventos públicos, que la iban introduciendo cada vez más a las actividades de la familia real.

Horas antes de la celebración de la Boda Real la reina Elizabeth II otorgó a Harry el título de Duque de Sussex. Esto lo informó el Palacio de Buckingham a través de un comunicado oficial. De esta manera, la ex actriz estadounidense salió de la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor como "su alteza real duquesa de Sussex".

Duques de Sussex

Ese título es uno de los pocos que quedaban disponibles, y su origen se remonta al año 1801, cuando el rey Jorge III otorgó el ducado de Sussex a uno de sus quince hijos, Augusto.

Además de ducado de Sussex, la monarca británica ha decidido otorgarle a su nieto dos títulos nobiliarios más. El de conde de Dumbarton y barón Kilkeel. Inmediatamente que la pareja abandonó el Castillo de Windsor se convirtieron en los Duques de Sussex y ambos serán llamados como “su alteza real”.

Duques de Sussex

Los hijos de Meghan y Harry podrán utilizar el ducado de tal manera, que podrán unirlo a su nombre tal como sucede con los hijos de Willian y Kate. Por ejemplo, el hijo mayor de éstos es conocido como George de Cambridge, al igual que sus hermanos Charlotte y Louis.

En 2011, la reina otorgó a William el titulo de duque de Cambridge, y por consecuencia Kate se convirtió en Su Alteza Real duquesa de Cambridge.

Para disipar los comentarios mal intencionados de algunos medios de comunicación Elizabeth II, demostró de ésta manera su aprobación total a la boda entre Harry y Meghan, además de darle la bienvenida por todo lo alto a la familia real británica al otorgarles el título de Duques de Sussex.