"Ser modelo no es solo pararse en una cámara y tomarse fotos" Ana Sofía Henao

La paisa reveló sus secretos para ser una mujer exitosa.

Ana Sofía Henao a sus 35 años se sigue reinventado no solo como modelo, empresaria o ilustradora, sino como persona, partiendo siempre de la misma base: ser ella misma. La rubia, de ojos claros, voz dulce, un metro setenta de alto y medidas 88- 59-91, reconoce que la clave de su éxito profesional y permanencia en un medio tan exigente como el modelaje se debe a la disciplina y la constancia.

Desde muy corta edad la conocimos por se imagen de diferentes marcas y por supuesto por las famosas portadas de los cuadernos. Sin embargo, no se quedo solo en el mundo de la moda, en el 2016 presentó su libro 'Belinda, princesa de fuego', en donde mostró otra faceta, esta vez como escritora e ilustradora.

Su libro, aparte de tener una buena acogida por el público colombiano ha dejado un mensaje muy claro enfocado a la identidad de las niñas y es que: sin importad su edad o condición pueden luchar por sus sueños, y eso mismo es las que las convierte en princesas de fuego.

En entrevista con Nueva Mujer, nos contó acerca de cómo se cuida, su familia, el mundo del modelaje, entre otros.

¿A qué edad decidió que quería ser modelo y cuándo se lanzó a las pasarelas?

Yo creo que desde que tenía por maso menos tres años de edad la tenía ya clara, yo quería ser modelo y en todas las fotos familiares, con las de mis amigos, yo era la única 'posuda'. Todos estaban en su cuento jugando, yo no, sabía que tenía que estar preparada para la foto con la actitud, con la mirada, todo.

Sin embargo fue hasta los 13 años que me metí dentro de este mundo soñado de ropa, moda, maquillaje, de uno verse más grande en fotos, incluso de lo que es, pero me la he disfrutado siempre.

No todo ha sido perfecto, sobretodo porque usted comenzó su trayectoria de modelaje desde muy joven, ¿cómo lidiar con los comentarios negativos?

Todo es cuestión de experiencia, uno se va formando y va aprendiendo. Al principio es muy duro aceptar críticas porque no todas son constructivas, ya que son hechas con la intención de insultar.

Con el tiempo uno aprende a filtrar según la intención de las personas, si te hace crecer como persona o no, porque la idea es mejorar para ser mejor profesional y ser humano. Ya aprendí a no prestarle atención a aquello que no me edifica, lo hice a las malas. A los 13 años alguien me dijo: ‘niña váyase al colegió en vez de estar haciendo fotos’, lo pensé mucho y hablé cuando hable con mis papás me dijeron que si el modelaje era lo que yo quería el mundo se me podía caer encima, pero iba a salir adelante.

Con una carrera tan próspera de modelaje como la suya, ¿por qué decir hacer un libro para niños?

'Belinda, princesa de fuego' nació por mi amor a los libros y los valores que me han inculcado desde la niñez, que me han hecho ser la mujer que soy hoy; aunque el apoyo de las personas que me rodean ha sido fundamental, me he ganado las cosas trabajando por mis sueños.

Estas dos ideas las comparto por medio de un libro lleno de colores e ilustraciones que, también, pretende crear ese hábito de la lectura para niñas de 8 a 13 años, sin embargo, no se limita a edades porque todos podemos leernos una historia fantástica y seguir sorprendiéndonos así tengamos 100 años.

Aparte de leer, ¿qué otro hábito saludable es indispensable en su vida?

Hacer ejercicio, no solamente por la parte física que trae una gran cantidad de beneficios, sino porque también te da bienestar liberando endorfinas que generan felicidad.

No se vuelve una obligación y una tortura cuando uno descubre que realmente le gusta, como correr, hacer yoga o pilates. Además, que de esta manera puedo comer y disfrutar postres de vez en cuando.

¿Cuál es su rutina de belleza?

Sigo la rutina de K-Beauty de Tony Moly hace más o menos tres años y para mi ha cambiado mi perspectiva y forma de ver la belleza y el maquillaje. Usualmente pensamos que el maquillaje es para corregir, pero no, es para hacernos ver más bonitas, resaltar las cosas bonitas que tenemos en el rostro.

Dedico 10 minutos por la mañana y en la tarde a cuidar mi piel, que es limpieza, preparación con un tónico facial, cremas hidratantes, contorno de ojos y por último bloqueador solar. Eso lo hago todos los días sagradamente.

Por la noche me desmaquillo, sea las hora que sea, y me hidrato la piel. Las mascarillas son mis salvadoras sobre todo en los viajes o cuando uno está de vacaciones, cuando la piel sufre y se reseca tanto.

¿Qué productos la salvan siempre, de esos que carga en el bolso?

La tinta de labios, para mi no falta. Uno puede estar recién levantado y con los ‘cacheticos’ rosados ya se ve perfecto.

Un hidratante de labios porque se me resecan un montón. Y no podía faltar, una agüita, no me gusta estar retocándome el maquillaje muy seguido para llenar la piel de productos, entonces lo que hago es que con un agua refresco la piel cada vez que la siento como pesada y cansada.

¿Qué rituales tiene antes de sus sesiones de fotos? 

Yo me siento nerviosa cada vez que estoy en un proyecto, si es una sesión de fotos o una pasarela dos días antes no duermo porque soy muy ansiosa, me da susto de como van a salir las cosas por la expectativa que tengo.

Si es un desfile, puedo estar literalmente al borde de un infarto faltando cinco minutos antes de salir. Para eso respiro profundamente y me doy la bendición.

Ya que está adentro de la industria, ¿qué le gusta de la moda?

Me gusta mucho dos cosas, la primera es que es cambiante y uno no se tiene que casar con algo, tiene la oportunidad de equivocarse y cambiar. Y la otra es que de acuerdo de como nos vestimos y nos maquillamos podemos expresar quienes somos y podemos contarle al mundo la manera en que somos.

Es un lenguaje visual que dice mucho de qué somos y qué queremos.

¿Con qué palabra se identifica?

Frescura, la comodidad es importante para sentirte bien contigo misma y con los demás.

Siendo una mujer tan polifacética, ¿cómo lleva su matrimonio?

Yo creo que todos los seres humanos tenemos tiempo para todo, es cuestión de ser organizados y disciplinados con cada cosa que hacemos. Por ejemplo, por la noche me desconecto hasta el día siguiente y lo dedico para mi y mi esposo.

A la hora de hacer las sesiones de fotos me involucro en la pre-producción mirando las locaciones, los fotógrafos, el concepto, la producción con las necesidades del producto y en la post-producción con la escogencia de las fotos, pero es un momento para mí. Y así sucesivamente llevo mis relaciones con mis papás, amigos, y proyectos que tengo.

¿Qué característica tienen sus amigos?

Me relaciono muy bien con los hombres y considero que es porque son más transparentes con las relaciones, las mujeres somos más quisquillosas con eso. A mi me gusta ser muy fresca y por eso siempre hacemos muy fácil ‘clic’.

¿Cuál sería la recomendación para las niñas que quieren ser modelo?

Mi recomendación es que uno primero tiene que soñarlo y soñar implica hacerlo todos los días. Ser constante, persistente y ser muy disciplinado. Ser modelo no es solo pararse en una cámara y tomarse fotos, no. Es una profesión de pura actitud, conocimiento, vivir experiencias, de conocerse a uno mismo, tener carácter para saber con qué te identificas, que te gusta, que vas a hacer y que definitivamente no harías.

Sí realmente las hace feliz esto que realmente se dediquen 100% que de verdad es una profesión muy bonita e igual de valiosa y fructífera como sería un médico, zapatero, odontólogo. Uno tiene que hacer lo que lo haga feliz y si lo hace feliz puede ser el mejor del mundo.

Antes era todo un ritual tomarse fotografías profesionales, sin embargo ahora el auge de los ‘Instagramers’ es muy fuerte, ¿qué le diría a esas niñas que se están exponiendo por medio de las redes sociales?

Es un mundo ilimitado que nos acerca a los demás muy rápidamente, pero para hacerlo tenemos que tener muy claro que queremos hacer, qué queremos comunicar y en ese sentido tenemos que ser más profesionales y mostrarle al mundo lo que somos y no lo que muestra todo el mundo.

Cuando entendemos que nuestra esencia se puede ver a través de una foto o un video yo creo que hay más ‘feeling’ y se pueden compartir con más personas, de esta manera logras una verdadera conexión que finalmente es lo que pretenden las redes sociales.

Es importante no exponer toda la vida en redes sociales porque, aunque es interesante contar historias, hay cosas que es mejor reservarlas solamente para su familia y amigos.

Te mostramos en video: