Ryan Reynolds confesó sufrir severos ataques de ansiedad

El actor estrena pronto la secuela de Deadpool

Ryan Reynolds es la estrella de moda en Hollywood, está por estrenar la secuela de Deadpool y es invitado a las mejores fiestas pero en una entrevista ofrecida recientemente al New York Times, el actor confesó que sufre de ansiedad.

"Tengo ansiedad. Siempre he tenido ansiedad", revela el actor en The New York Times. "Tanto en el alegre 'Estoy ansioso por este tipo' de cosas, y he estado en las profundidades del extremo más oscuro del espectro, lo cual no es divertido".

El actor, que una vez le dijo a GQ que "sufrió un pequeño ataque de nervios" después del lanzamiento del primer Deadpool en 2016, agrega que es capaz de superar su ansiedad en el trabajo al canalizar a su personaje. "Cuando se abre el telón, enciendo este botón", dice, "y él toma el control y se va una vez que salgo del set".

Dijo que un mecanismo que tiene para ocultar sus problemas de ansiedad es su ya conocido sentido del humor "Me imagino que si vas a saltar desde un acantilado, también podrías volar". Pero cada vez que conoce a fanáticos en la vida real, por ejemplo, Reynolds dice que a menudo están muy decepcionados de encontrar "esta versión increíblemente aburrida de un tipo que se parecía a su héroe".

Dijo haber sentido mucha presión al encarnar de nuevo a Deadpool, luego del gran éxito obtenido por la primera cinta "Cuando hay una expectativa incorporada", explica el actor, "tu cerebro siempre lo procesa como peligro".

En su juventud, dice, su padre era "el dispensario de estrés en nuestra casa". Para mantener la calma, "me convertí en este micro gerente siendo casi un niño. Cuando se estresa a los niños, hay una extraña paradoja que sucede porque de repente están asumiendo cosas que no son suyas para asumir".

Admitió que sus peores momentos los vivió a los 20 años, cuando comenzó su carrera en Hollywood "Estaba festejando e intentando hacerme desaparecer de alguna manera".

Se auto medicó, pero después de que unos pocos amigos murieron de sobredosis, decidió ya no salir todos los días de fiesta. A medida que pasaron los años, comenzó a trabajar de manera más constante en Hollywood y fue seleccionado como el protagonista de algunas películas. Pero a pesar de todos sus éxitos, hubo fallas como Green Lantern de 2011, el fracaso criticado en el que conoció a su futura esposa, Blake Lively.

I own nothing in this photo. Except that gin company. @aviationgin

Una publicación compartida por Ryan Reynolds (@vancityreynolds) el Feb 21, 2018 at 6:00 PST