Daniel Radclifee, el eterno Harry Potter, padece de dispraxia ¿Sabes qué es?

El joven actor inglés convive con esta condición de su niñez

El joven actor Daniel Radcliffe, conocido mundialmente por su interpretación de Harry Potter, aclaró a sus fanáticos los síntomas de la condición que padece desde muy pequeño. Se trata de la dispraxia, que, aunque no es excesivamente grave, sí ha dejado huellas en su día a día.

No es la primera vez que la dispraxia del intérprete de Harry Potter sale a la luz pública y acapara titulares, pero esta vez él mismo ha querido aclarar las dudas ante esta condición neurológica con la que convive desde niño.

A través de Facebook Live Daniel Radcliffe aclaró que:

"El hecho de que algunas cosas nos resulten más difíciles sólo hará que seas más determinado, que te esfuerces más y que seas más imaginativo para encontrar soluciones a los problemas".

Errores de movimiento y coordinación son los principales síntomas con los que batalla diariamente el joven actor de 27 años, quien aclaró que este trastorno psicomotriz no presenta debilidad muscular o de poca inteligencia, como muchos fanáticos llegaron a pensar. Popularmente también se le conoce  como el síndrome del ‘niño torpe’.

Algunas actividades diarias como amarrar las trenzas de los zapatos o escribir son difíciles de desarrollar para estos niños. Expertos aseguran que la dispraxia también suele ir acompañada de algunos trastornos verbales y cerebrales.

“A mí nunca me detuvo y algunas de las personas más inteligentes que conozco tienen discapacidades de aprendizaje. El hecho de que algunas cosas nos resulten más difíciles solo hará que seas más determinado, que te esfuerces más y que seas más imaginativo para encontrar soluciones a los problemas”, afirmó el actor.

A sus cinco años Daniel contó a su madre las intenciones de ser actor, pero esta se opuso rotundamente, quizá por la dispraxia:

"Mi madre dijo: Oh, no, no lo harás", declaró el actor.

Años más tarde, Radcliffe pudo asistir a su primera audición para un papel del mago David Copperfield, en una versión de la BBC del clásico Dickens, el pequeño Daniel conquistó a los realizadores y se hizo con el papel teniendo apenas nueve años.

Este fue el primer papel de Radcliffe y fue tanto el éxito que desde entonces no ha dejado de trabajar. Posteriormente llegó la oportunidad de interpretar al jovencito  mago Harry Potter, que lo catapultó al estrellato en el mundo entero.

 

Te recomendamos en video: