Estilista contó a Nueva Mujer cómo elegir tu velo de novia

Históricamente, esta parte de la indumentaria se utilizaba para proteger a la novia de los espíritus malignos.

El velo, después del vestido, es uno de los elementos esenciales en un matrimonio. Históricamente, esta parte de la indumentaria se utilizaba para proteger a la novia de los espíritus malignos. Hoy, el accesorio que se usa para tapar el rostro únicamente se utiliza como un complemento al vestido de novia.

El estilista de novias y experto en moda, Luis Rafael Domínguez, aseguró a Nueva Mujer que “lo principal es definir primero el tipo de vestido que lucirá la novia. Por lo general, el velo debe contar con toques semejantes al vestido, pueden ser largos o cortos. Yo recomiendo usarlos lo más sencillo posibles para que sean fácil quitarlos después de la ceremonia en la iglesia, pero eso depende de cada futura esposa”.

Domínguez recalcó que, por lo general, el velo “no debería ser más llamativo que el vestido. Es un accesorio que busca resaltar el rostro de la mujer, pero no debe ser muy exagerado. Los velos más sencillos son la moda hoy en día y siempre deben encajar con el vestido de novia. Los blancos son los usados, aunque ahora se consiguen en color crema y otras tonalidades”.

Te enumeramos los tipos de velo que se conocen para que tengas una idea de cuál se adaptaría a tus necesidades si te vas a casar:

Mantilla
Se trata de una prenda tradicional de España que se ha popularizado en todo el mundo. Se caracteriza por ser un velo sin volumen que alcanza hasta la punta de los dedos. Puede ser completamente de tul o encaje, y llevar finos bordados hechos a mano.

Birdcage
Es un velo corto que solo va por delante y cubre la mitad de la cara. Es ideal para novias que busquen un look vintage o poco convencional.

Blusher
Consiste en un velo corto que no alcanza más allá de los hombros. Es fácil de retirar. Una capa sencilla de adornos discretos o sin ellos. Suele ser acompañada por vestidos strapples y utilizado por novias que desean entrar a la ceremonia con únicamente el rostro cubierto.

Catedral
Es el más largo y formal de todos. Se mide a partir de los 2.5 metros, contándose desde la cabeza hasta la punta final.

Capilla
Es uno de los más elegantes y formales. Es largo hasta tocar el piso y extenderse unos centímetros más, arrastrando una cola corta.

Ballet
Aproximadamente llega hasta las rodillas. Es un velo que resalta por ser muy coqueto y formal al mismo tiempo.

Vals
Suele llegar hasta la pantorrilla o el tobillo.

Con información de Deivis Rodríguez

Te recomendamos en video: