Cosas que debes quitar de tu escritorio ¡ahora!

Sólo son un montón de distracciones que te quitan productividad.

Si eres de las que trabajan, trabajan y trabajan, seguramente tu escritorio es tu espacio sagrado. Hay de escritorios a escritorios; yo, en lo personal soy de acumular mil cosas y dejarlas “por si esto o aquello”.

La gente se vuelve adicta a los papelitos y a cosa y media que no sirve más que para estorbar. Luego entonces, tienen todo un menú de opciones para distraerse y hacer de todo menos trabajar. Es muy linda la foto familiar y el recadito del novio, el suvenir de tus últimas vacaciones, etc. Pero hablando enserio, ¿te inspiran o te distraen?

Ojo con esto, tu lugar de trabajo puede pasar de ser todo un santuario a un basurero en poco tiempo si no lo cuidas y lo mantienes limpio y preparado para cuando llega la musa a ti.

¿Qué es lo que debes quitar ya mismo? Sigue leyendo…

El álbum familiar

Como te dije, qué lindo que tengas a tu mamá, a tu hermana, la tía Conchita, tu papá, el perro, el gato y tu foto cuando estabas chiquita, pero realmente no las necesitas. Es más, cada que las contemplas, seguramente te acuerdas de todos los detalles del momento y, créeme, vas a terminar odiándolo.

El nudo de cables

Si de plano no se te da eso de la instalación de aparatos eléctricos, lo mejor es que te acerques con un experto y le pidas que deje tu espacio libre de cualquier cable. Repite conmigo “deshacer los nudos de los cables no es una terapia”, al contrario.

Notas, facturas y cuentas

Todo es lindo y hermoso hasta que llegas y te topas con el montón de hojas apiladas con las deudas y cuentas pendientes que se te clavan en la cabeza con todo y tachuela para que todo el día te angusties con lo que tienes que pagar. Mejor guárdalas en un cajón y sácalas cuando sea necesario.

Post-its en todos lados

Estos papelitos son muy divertidos, pero cuando disfrazas tu escritorio de arcoíris, además de que se ve fatal, te causa una especie de psicodelia que no te deja concentrarte en lo importante. Si pegas un post-it por cada cosa de la que te tienes que acordar, seguramente algo se te olvida. Te lo apuesto.

Revistas

No sé qué pasa que la gente confunde libros con revistas. Tener libros en tu escritorio está bien, siempre y cuando sean de consulta (el de 50 sombras de Grey olvídalo). Las revistas sólo son un distractor.

Cosas viejas

Esto incluye dulces caducados y tickets acumulados. Luego tardas años en abrir y revisar cada papelito para ver si te sirve o no.