Vives sola: ¿estás lista para una mascota?

Quieres algo de compañía, pero tal vez no es tu momento. Averígualo.

Tener una mascota es una gran responsabilidad. Aunque sea una iguana y no se mueva en todo el día, necesita tu atención y cuidados especiales. Cuando vives sola, una de las cosas que te pasan por la cabeza es tener una mascota. Queremos compañía, pero tenemos la idea equivocada de que un perrito o un gato van a cubrir ese deseo, sin pensar en lo que implica.

Enfoquémonos en los perros y gatos. ¿Por qué quieres una mascota?

  1. Como compañero de ejercicio cuando salgas a caminar o correr.
  2. Para tener a alguien que te reciba en casa.
  3. Porque eres una amante y defensora de los animales.

A continuación, una lista de lo que debes tomar en cuenta:

Para empezar, el lugar. Si cuentas con un espacio adecuado para tener al animalito, es un punto a tu favor. También debes tomar en cuenta que el patio de servicio no es suficiente, todo tiene que ser proporcional al tamaño del perrito, por ejemplo.

El espacio en el que esté tu mascota debe ayudarlo a liberar estrés. Si es un cachorrito y lo encierras en un baño, seguramente se volverá de lo más inquieto y rebelde. Recuerda que el entorno del animal influye en su personalidad.

Debes tomarte mínimo una hora al día para sacarlo a caminar o jugar con él.

Toma en cuenta que una mascota también implica gastos en comida, premios, veterinario, accesorios y mucho limpiador de pisos y cloro.

Una mascota pone a prueba tu carácter, porque ya no podrás llegar enfadada o de malas y hacer de cuenta que no hay nadie. Ya existirá una criatura moviendo la colita feliz de que al fin estás en casa.

Si eres una persona que viaja mucho, piensa en qué harás con el animalito cuando tengas compromisos fuera de la ciudad. Además de que implica gastos extra, tampoco se trata de tenerlo y nunca estar.

Investiga los tipos de razas que sean más compatibles con tu estilo de vida y personalidad. No porque te gusten los perros grandes vas a permitir que el pobre se mueva en un departamento chiquito.

De preferencia adóptalo. Date una vuelta por las ferias de adopción de tu localidad y conoce las opciones que tienes para 1) no gastar dinero y 2) darle amor y un hogar a un perrito o animalito abandonado.

Por último, asegúrate que en el lugar donde vives están permitidas las mascotas. De lo contrario se convertirá en un problema.