Tips para administrar mejor tu presupuesto del supermercado

Adquiere estos sencillos reflejos para gastar menos la próxima vez que vayas “al súper”. Y la siguiente, y la siguiente…

Si las fiestas te dejaron en la ruina, es normal: la famosa cuesta de enero. Además, en México aumentó el impuesto a varios de los productos que posiblemente comprabas regularmente.  Ni modo, hay que economizar. Pero no se trata de comer menos o ya no tener algodón en el botiquín, ¡espera! Algunos sencillos pasos pueden ayudarte a estirar tu presupuesto, ¡ahorra!

Conoce los precios

A lo mejor al principio tendrás que comparar el de varias tiendas, pero saber a cuánto está el kilo de huevo te hará darte cuenta de inmediato si sube drásticamente. Lo mismo con el kilo de jitomate o de pollo, o tu cereal preferido. Además, así podrás identificar “falsas promociones”. He visto catálogos que dicen “¡¡¡Sólo esta semana!!! mantequilla XXXX de 225 gr a $45” Y qué bueno que era sólo esa semana porque regularmente cuesta 41… Cuando mires los precios, es importante que compares en precio unitario, peso o volumen. A veces un paquete grande de pasta puede parecer más barato que dos pequeños, pero si te fijas en el peso neto, es al revés.

Haz una lista

No se trata de seguirla al pie de la letra, pero si tienes muy claro qué es lo que necesitas comprar, podrás concentrarte en darle prioridad y además pasarás menos tiempo vagando en la tienda y encontrando tentaciones. Si ya tomaste el azúcar y ves en tu lista que sigue el queso, ve directamente hacia a donde está éste. Cuando termines con todo, a la caja a pagar.

Otro truco que tengo para pasar poco tiempo en la tienda es usar zapatos de tacón. Me canso rápidamente y como no tengo auto y camino cuatro cuadras con las compras, me lo pienso antes de llevar cosas de más. Así ahorro para comprar por ejemplo… más zapatos de tacón 😀

Nunca vayas al súper con hambre

Si llegas con hambre fente a toda esa comida, puede darte el síndrome de abrir el refrigerador: lo abres porque tienes ganas de comer, pero tantas, que además tienes prisa, y terminas comiendo 300 gramos de jamón en lugar de los 70 que le pondrías a un sándwich. Es lo mismo, si vas de compras con hambre comprarás mayor cantidad de todo y probablemente también todas las galletas que tengan disponibles. Y los dulces de la caja. Mejor desayuna bien antes de salir.

Compra descuentos

No, no los precios súper especiales. Me refiero a 30-50% de descuento en productos que puedas almacenar. Si hay una gran barata de papel higiénico o comida para mascotas compra para cubrir las necesidades de las siguientes semanas o hasta meses, en los que no habrá esta promoción. Funciona en pasta, enlatados, contenedores, bolsas de basura etcétera. Yo no lo hago con productos perecederos, aunque recuerda que la carne y pescado se pueden almacenar durante meses en el congelador. Sólo trata de que sean cosas que efectivamente usarás.

Si adquieres todos estos reflejos verás que tu presupuesto te alcanza para más, ¡no te limites, organízate!