Salud: Trabajar y viajar de pie, la nueva tendencia

Porque es mucho más saludable, abajo las sillas.

(cc) Flickr.com/kelly cree

Desde Veo Verde nos llega esta información que, al principio suena a “¿Y dónde quedó la ley de la silla?”, pero después de leer un poco y entender los beneficios de trabajar de pie, nos damos cuenta que todos deberíamos hacerlo. Es mucho más saludable, tanto que incluso algunas líneas aéreas, por la cantidad de horas que obligan al usuario a estar sentado, quieren incorporar en sus aviones asientos en los que el pasajero va prácticamente parado.

El estudio que investigaron en Veo Verde para llegar a esta conclusión, fue publicado por la American Cancer Society y dice que aquellas personas que trabajan sentadas frente al computador muchas horas al día (más de tres), son más propensos a tener obesidad y diabetes por lo tanto, aumentan el riesgo de morir: 37% más que aquellas que no están todo el día en una silla, en las mujeres y 17% en los hombres.

Esto sucede porque al trabajar de pie, el metabolismo funciona más rápido, los músculos se contraen y por lo tanto, se queman más calorías. Además, como la sangre fluye más rápido por el cuerpo, la mente está más clara y despejada. Jill Fehrembacher, fundadora del sitio ecológico Inhabitat.com, trabaja bajo esta modalidad desde 2006 y dice que ya no se siente “loca” desde que varios diseñadores comenzaron a crear mesas más altas para trabajar con las piernas estiradas.

Por eso mismo es que la aerolínea italiana Aviointeriors, presentó los SkyRider (jinetes del cielo), asientos de clase turista donde los pasajeros viajan prácticamente parados. Todavía no está autorizados, pero varias líneas europeas y estadounidenses están interesadas en incorporarlos a sus aviones porque en lugar de los 80 centímetros de separación que hay entre un asiento y otro en esta clase, los SkyRider dejan 58 cm. A pesar del espacio pequeño que puede parecer, igual deja lugar para guardar una mochila debajo de los pies, que van encajados debajo del asiento delantero.

El peso del cuerpo se reparte en la piernas, por eso los creadores lo recomiendan sólo en vuelos cortos, entre dos y tres horas. Las personas se montan en esta especie de silla de jinete (quienes corren caballos pasan hasta ochos horas en la montura y siguen cómodos).

Michael O’Leary, presidente de la aerolínea europea de bajo costo Ryanair, propuso hace años que los pasajeros viajaran parados, pero no lo tomaron en cuenta porque es conocido por sus comentarios “disparatados”. Tal vez lo deberían escuchar un poco más. Ahora pidió sacar los copilotos de la cabina, ¿será que más adelante los eliminarán también?