Así es como la princesa Diana y Fergie planeaban escapar de la familia real

Kate Middleton y Meghan Markle se han convertido en las protagonistas de todos los titulares por su creciente amistad, pero hubo una época en la que la princesa Diana y Sarah Ferguson (Fergie) lo eran todo.

Hace 30 años, ambas eran conocidas por ser las royals rebeldes, que imponían con su estilo y tenían una amistad de la que todos estaban pendientes. Es bien sabido que en un principio fueron un sistema de apoyo mutuo ya que ambas 'se casaron' con la familia real y ambas llegaron a ser tan infelices que se convirtieron en confidentes.

Ambas tenían muchas cosas en común, sólo que Fergie no había nacido en una 'gran familia' como Diana, pero sí, tuvo una educación más realista, con todas las actividades habituales de la clase media en el campo. Sin Diana, Fergie no habría entendido el protocolo interno real, ya que fue ella quien la ayudaba a dar una mejor imagen de sí misma, mientras que la pelirroja la inspiró a ser más feliz, a disfrutar de su suerte y divertirse.

Fergie se referiría a sí misma en su autobiografía como "la mejor amiga de Diana" aunque esto fue una distorsión de la realidad, ya que las dos chicas se convirtieron rápidamente en rivales, en competencia por la aprobación  real y pública.

Comenzó en unas vacaciones de deportes invernales cuando Diana no estaba en su mejor momento, sintiéndose enferma y anhelando quedarse adentro, mientras que Fergie, una esquiadora experta, brillaba en las pistas y hacía reír a todos. Lady Di explotó cuando su propio marido dijo: '¿por qué no puedes ser más como Fergie?'.

A diferencia de Diana, ella era una jinete experta y amaba los caballos. Aprendió a conducir en carruaje, el deporte favorito del Príncipe Felipe. En el Palacio de Buckingham, mientras Andrew estaba en el servicio naval, la reina invitaba a Fergie a cenar. "Me puse terriblemente celosa y ella se puso celosa de mí", confesó Diana. "No dejaba de decirme: 'No debes preocuparte, todo va a estar bien'. No podía entenderlo, en realidad se estaba divirtiendo, mientras yo luchaba por sobrevivir".

En lo que respecta a Diana, casi todas las iniciativas de Fergie eran perjudiciales para ella. Ella le dijo a su biógrafo, Andrew Morton: 'Hice tantos alborotos intentando ser como Fergie. Fui a un concierto de pop en pantalones de cuero, actuando como de mi edad y olvidando por completo que yo era la futura reina, y las futuras reinas no usarían cuero así en público", dijo Diana.

Pero llegó un punto en el que ambas estaban aburridas, atrapadas en matrimonios sin amor por lo que tramaron un plan secreto para dejar a sus maridos

🌟💐🌟#duchessofyork #sarahferguson #princessdiana 💕 #soyoung

A post shared by Sharon (@thewindsorsfamily) on

Diana quería escapar de su matrimonio infeliz. De acuerdo con su amante, James Hewitt, ella iba a hacerlo en 1991, el año de su cumpleaños número 30 y el décimo aniversario de su matrimonio. Parecía ser el momento adecuado en su vida. Pero su momento se vio frustrado por el hecho de que el matrimonio de los Yorks ahora estaba realmente en picada. Sarah estaba hablando por teléfono con Diana preguntándose qué hacer.

Pasaron toda la noche intercambiando secretos y bromas por teléfono que nadie más entendería mientras planeaban cómo podrían abandonar la familia real. Fergie le envió a Diana una cinta de la película 'The Great Escape'.

A finales del verano de 1991, ambas chicas se comportaban como adolescentes rebeldes. Una noche, después de la cena, salieron por la puerta trasera, tomaron un auto y lo condujeron a toda velocidad por el campo de golf, dañando los greens. Diana al volante vestida con el gorro del chófer y Sarah en la espalda imitando la ola real de la reina madre, hicieron girar las ruedas en el camino de grava.

Pero, por mucho que Fergie lo haya querido, no lograron tener su gran escape. Sarah y Diana tenían un pacto para dejar a sus maridos al mismo tiempo. Si tal pacto existía, Diana era demasiado astuta para seguir adelante con él. No había forma de que el Palacio fuera a dejar que las dos parejas reales anunciaran que se estaban separando al mismo tiempo. Diana había sido informada en términos muy claros que el efecto en la familia real sería desastroso.

Al final, Andrew y Sarah acordaron separarse. Al parecer, Sarah esperaba que Diana hiciera lo mismo para salir corriendo de la familia, pero pronto se hizo evidente que no tenía intención de hacerlo, aún. No había forma de que ella se viera envuelta en los problemas inducidos por su cuñada. Se distanció de Sarah y llevó a cabo su propia campaña de relaciones públicas.

Fue en los medios que condujo su guerra contra su marido. Ella sintió que no tenía otra opción. Ella quería exponer la farsa de su matrimonio, el comportamiento de Charles y Camilla, y su propia impotencia frente a su traición.

El final lo conocemos todos. Diana y Carlos se divorciaron pero cuando Diana estaba por vivir su cuento de hadas con Dodi al Fayet, falleció en un trágico accidente.

 

Te recomendamos en video