3 momentos en los que la princesa Diana rompió el protocolo y fue el alma de la fiesta

La princesa Diana siempre fue luchadora, valiente y le encantaba ayudar a los demás, eso y más cualidades hicieron que el mundo entero la amara.

La princesa Diana siempre fue luchadora, valiente y le encantaba ayudar a los demás, eso y más cualidades hicieron que el mundo entero la amara y que incluso a casi 21 años de su muerte la recuerden más que nunca.

Hubo cuatro ocasiones en las que la princesa Diana se convirtió en el alma de la fiesta y brilló como nunca.

Cambió la forma de celebrar los cumpleaños en la realeza

Antes de la llegada de Diana, la relación madre e hijos en la realeza era fría y distante. Pero, Diana no era así y su primera celebración, en el bautizo del príncipe William no pudo compartir con su hijo, por lo que decidió que siempre que celebrara algún evento con sus hijos estaría cerca de ellos.

Y así lo hizo, pues siempre en cada evento Lady Di demostró su afecto y cariño a sus hijos William y Harry, y así lo recuerdan ellos.

Se olvidó de los protocolos y bailó con John Travolta

Diana aún estaba casada con el príncipe Carlos, y juntos realizaron una visita diplomática a la Casa Blanca para visitar al entonces presidente estadounidense Ronald Reagan y a su esposa Nancy.

Reagan preguntó a los royals si deseaban la presencia de alguien en especial aquella noche y Diana no pudo contener la admiración que sentía por John Travolta, pues creció con las películas Saturday Night Fever (1977) y Grease (1978).

Los deseos de la princesa fueron cumplidos y no pudo dejar pasar la oportunidad de bailar con su ídolo por muchísimo tiempo; algo que dejó completamente admirados a los presentes, ya que de acuerdo a los protocolos reales, la esposa no debe bailar con un hombre que no es su pareja.

Travolta también estuvo encantado, pues declaró a los medios que en ese momento sintió que "pasó de sapo a Príncipe".

Cuando brilló en la fiesta en la que enfrentó a Camilla

En el documental 'Diana: In Her Own Words', Diana cuenta que llegó un punto en el que se sintió harta del amorío entre Carlos y Camilla Parker Bowles. Así que la princesa decidió que era momento de decir basta.

En el cumpleaños 40 de Camilla en 1989, Diana llegó sin invitación a su fiesta. Por supuesto ahí se encontraba su esposo, muy cerca de Camilla.

En un momento de la noche, Diana logró apartar a Camilla del resto de los invitados para hablar con ella a solas. Sin perder los estribos y de la manera más sutil, le dijo:

"Camilla, sé lo que está pasando entre tú y Carlos. Siempre lo he sabido. Siento mucho estar en el camino, debe ser horrible para ambos, pero por favor no me traten como una idiota".

Tiempo después, el príncipe Carlos se enteró del encuentro y le reclamó a Diana y de acuerdo al documental, la hizo llorar. Sin embargo, la princesa define ese momento como "el más valiente de su matrimonio y llamó a esa confrontación 'necesaria' para recuperar su independencia y amor propio".

Te recomendamos en video