Mamá, si un día desaparezco no les creas: Un poema que te provocará escalofríos

Los feminicidios en México

Los feminicidios están más latentes que nunca. Mujeres mueren todos los días a manos de hombres que se aprovechan de su vulnerabilidad. En lugar de evolucionar y educarnos por las herramientas que hoy en día tenemos hemos llegado a límites de violencia nunca antes vistos.

¿Lo peor de la situación? No solamente matan a las mujeres, también se culpan a éstas mismas de sus muertes. No basta que las despojen sus vidas y su dignidad; todavía la sociedad las critica y juzga cruelmente.

Si saliste de noche, si usaste un vestido, si hablaste de más, todos los detalles comunes y corrientes se vuelven causas potenciales para culparte. Cuándo has escuchado que critiquen a un hombre por usar bermudas o un cuello en "V".

Esas críticas son exclusivas al género femenino, el cual siempre ha estado más expuesto por la falta de educación y la brecha de género.

Un poema que retrata lo que estamos viviendo

Mamá, si un día desaparezco,
no les creas.
No, no me escape con “el novio”
no, no vendía droga ni estaba metida en cosas ilegales,
no, no era novia, ni acompañante de ningún narco,
no, no me escapé para llevar una vida sin reglas.

Mamá, si ya no vuelvo a casa,
no creas lo que la gente dirá,
no creas lo que dirá la T.V,
ni la radio,
ni el internet,
todos me culparan a mí,
dirán que yo vestía de manera indecente,
dirán que me vieron tomando unas copas el Viernes,
dirán que yo me subí a un coche con varios hombres,
dirán que yo buscaba dinero estando con mayores,
dirán que yo salía de noche,
me culparan por haber ido a bailar,
por caminar sola,
por no llevar falda a los tobillos,
por usar maquillaje,
por ser extrovertida,
por ser mujer,
por no gritar,
por no defenderme ante 3 hombres,
todo el mundo dirá que
violaron,
golpearon,
mataron a “Una puta más”
porque “una mujer decente”
está en su casa siempre,
una “mujer decente”
no usa maquillaje porque puede provocar miradas,
“una mujer decente”
no habla con muchos hombres,
“una mujer decente”
no toma una copa,
“una mujer decente”
es sumisa,
cabizbaja,
no le vayan a ver la cara.

Mamá, la verdad es que si ya no vuelvo,
seguro estarán explotando mi cuerpo
como objeto de servicio,
seguro estaré lejos
como juguete de un depravado,
seguro estaré de incubadora
pariendo hijos para comercio,
seguro estaré de esclava en un sótano
realizando tareas abominables,
seguro estaré en una página de internet siendo subastada,
seguro estaré en un quirófano clandestino
apunto de perder la vida
para darle un riñón a un millonario con insuficiencia renal,
seguro estaré bajo tierra,
en una bolsa,
alguna caja,
como escoria,
como basura.

Mamá, escribo esto
para hacerte saber que yo jamás me iría sin avisar,
jamás apagaría el teléfono para evitar que me llames,
jamás me iría de ti dejándote con el corazón roto.

Mamá si ya no vuelvo, no les creas.

Autor: Gilraen Eärfalas

Te recomendamos en video: