No condiciones tu amor

Columna de Daniela Droz

Soy poco tradicional. Eso de que hay que regalar o tener detalles en una fecha en específico no va conmigo. Creo mucho en ser espontáneo, sorprender y que me sorprendan.

No tengo problema con que las tradiciones se basen en escoger ciertos días para conmemorar/celebrar algo, pero a lo que quiero llegar es que no podemos basarnos en eso para sentirnos felices o especiales.

Esta semana se celebró San Valentín… Día del Amor y la Amistad, y me da tanta pena ver cómo a muchos este día les trae sufrimiento. Creo que debemos evaluar nuestro corazón, porque no hay amor más importante que el amor propio. No podemos estar pendientes de lo que los demás piensan u opinan en relación con nosotros. Nuestra seguridad no puede basarse en recibir detalles en una fecha en específico. Nuestro amor no se puede basar en tener pareja o no.

Ahora… tampoco me malinterpreten. Si tienes pareja o amistades que quieran celebrarlo, ¿por qué no hacerlo?… Disfruta, pero no es obligatorio, ni tu felicidad puede estar condicionada a que pase algo extraordinario este día.

No soy una Grinch de las tradiciones, soy una Grinch de aquellos ridículos e insensibles que intentan hacer sentir mal a los que por la razón que les dé la gana no se dejan arrastrar por la ola de las tradiciones o costumbres, que más que nada son comerciales, porque mira que se vende mucho en estas fechas. Y qué bueno que vendan, pero que compre el que quiera comprar porque no es una obligación.

Aprendamos a valorarnos y a amarnos sin condiciones porque solo así podemos esperar o exigir que otros lo hagan. Imposible pretender recibir lo que nosotros mismos no nos damos. Tú vales más que una “fecha especial”. No condiciones tu amor y tu felicidad. Esto debe fluir de forma natural en tu vida, pues somos únicos. Date el tiempo que sea necesario para decidir cómo quieres vivir: solo, en pareja, con hijos, sin hijos, en tu patria o fuera de ella, flaco, gordo, en fin… SÉ TÚ, y como siempre te he dicho: SÉ FELIZ. Y los que lleguen que sumen, pero JAMÁS que resten.