Un hombre lloró la muerte de su esposa durante meses y terminó confesando que él la asesinó

Parece un caso de alguna serie de ficción pero es real

La comunidad de Gray al noreste de Francia se conmocionó cuando el cuerpo de la joven Alexia Daval fue encontrado en su propio vecindario; tenía signos de estrangulamiento y estaba parcialmente calcinado. Nadie supo nunca qué pasó ni quién había sido el culpable. Alexia tenía 29 años y era empleada de banca, fue desaparecida el 28 de octubre de 2017, mientras corría por el bosque.

Su marido, Jonathann Daval, fue quien avisó a las autoridades de la desaparición de Alexia. Dos días más tarde, apareció muerta.

Desde el primer momento, su esposo se mostró devastado por lo sucedido pero encabezó varias marchas para rendir homenaje a su memoria y exigir justicia. Nadie imaginaría que tres meses después, sería él quien confesaría lo que ocurrió aquel día.

El misterio del asesinato de Alexia dio un giro inesperado: Jonathann Daval, su esposo, fue el responsable y fue él mismo quien confesó su atroz crimen.

El abogado de Jonathan, Randall Schwerdorffer, declaró a los medios que su cliente había admitido haber matado "accidentalmente" a su esposa, al término de una fuerte discusión originada por "una crisis de pareja". "No defendemos a un asesino y sí a un joven que, de forma accidental, ocasionó la muerte de su mujer", ha manifestado Schwerdorffer, quien ha contado que Jonathan se sentía "aplastado" por la fuerte personalidad de Alexia lo que lo llevó a "perder el control" y atacarla.

Alexia fue encontrada todavía en su ropa de correr pero estaba lejos del trayecto que recorría habitualmente. La autopsia reveló que había sufrido muchos golpes, pero el motivo de la muerte era asfixia. Ante el terrible caso, la comunidad se unió en indignación y casi 10,000 personas salieron a caminar con flores blancas y rojas a honrar su memoria. Al pie de la marcha se encontraba Jonathan, quien completamente deshecho caminaba escoltado por sus suegros, los padres de Alexia.

El hombre se vio obligado a confesar luego de que los vecinos dijeron haber escuchado arrancar su coche y dejar huellas del vehículo que llevaban a la escena del crimen. Ahí también hallaron el pedazo de una sábana, que resultó haber sido parte de los blancos de la pareja.

 

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO