Aranzazú Yankovic: "No tengo problemas en no tener hijos, porque no se dio"

Actriz, docente y directora teatral, intenta adquirir conocimiento en series, libros, viajes y trabajo en equipo. Actualmente dirige "El cómo y el porqué", en Teatro Mori Bellavista, obra que muestra a dos mujeres profesionales que, sin caer en la emoción fácil, abarcan temas que a todas nos competen.

Por: Carolina Palma Fuentealba

"El cómo y el porqué" –que se presenta hasta el sábado 1 de julio en el Mori Bellavista– es la tercera obra que dirige Aranzazú Yankovic (41), reconocida actriz de teleseries como "Adrenalina", "Machos" y "Soltera Otra Vez". Escrita por Sarah Treem, guionista de "In treatment" y "House of Cards", entre otros programas, permite reflexionar en cada instante, mirarse profundamente y cuestionar el éxito a través del encuentro de dos mujeres: "Zelda" (Solange Lackington), una consagrada científica llegando al final de su carrera, y "Raquel" (Josefina Fiebelkorn), joven promesa con una teoría revolucionaria que desafía la forma en que consideramos el sexo. Ambas esconden una conexión que va más allá de su mutuo interés por la ciencias de la evolución y las dificultades de ser mujer en un ambiente masculino.

"Capaz que la obra sea feminista, pero en esta etapa de mi vida tengo mal entendido el feminismo. El término está muy manoseado, y me parece que un hombre también se puede identificar con la obra. Todos los hombres se preguntan si pesa más la independencia o la familia, o si pesa más el trabajo o dar todo por el amor mutual. Con la obra seguro se pueden emocionar", asegura Aranzazú.

Como directora considera que no tiene un sello que la identifica; al contrario, no le gustaría que la reconocieran por una característica, porque cada obra es diferente. Admira a sus colegas Manuela Infante, Aliocha de la Sotta e Isidora Stevenson, aunque confiesa no conocerlas personalmente.

HIPERSENSIBILIDAD FEMINISTA
"No entiendo qué significa el feminismo. Por supuesto soy pro derechos de las mujeres, me parecen terribles los femicidios, la igualdad de derechos es necesaria, pero a veces hay una híper sensibilidad. Cuando un hombre dice 'encuentro que no es inteligente lo que dijiste', algunos piensan 'cómo le dices eso a ella, qué terrible'. ¿Porque soy mujer no me puedes criticar o mirar? No. De repente es excesivo. Creo que hay un tipo de humor y también un tipo de intimidad que nos vamos a perder las mujeres con esto de que 'no se nos toca ni con el pétalo de una flor'. Al final eso es súper machista, no feminista. Me perdí con el feminismo".

LA OPCIÓN DE NO SER MADRE
"Una pareja que tuve no quería hijos, y mis amigas me decían que quedara igual embarazada; yo sabía que no quería, entonces no podía hacerlo de esa manera. Me dolía porque me sentía como ´la galla tonta, cómo no hace lo que quiere´. Cuando estás en pareja es para estar mejor, entonces embarazarme cuando él no quiere, me parece mal. Quizás él hubiese estado feliz si quedaba, pero creo que cuando me dicen que no, es no".

HIJOS A LOS 41
"Ahora estoy con otra pareja, y si quisiéramos hay que hacerlo luego, porque el reloj biológico está justo. Igual encuentro heavy ser mamá tan mayor, a los 41 años, porque imagínate mi hijo de 10 años y yo de 50. También es importante que tus hijos te vean ágil. Estoy contra el tiempo, y tampoco creo que tengo que apurarlo, es un tema de dos. Si lo hago, lo hago por amor. No tengo problemas en no tener hijos, porque no se dio. Seguramente debe existir un dolor, pero prefiero eso a tener un hijo sola. Con mi pareja no llevamos ni un año, entonces hay que esperar un poco".

INMADUREZ Y MADUREZ
"A los 25 años creo que era muy inmadura emocionalmente para ser mamá. No tenía una opinión tan marcada, pero uno nunca se siente preparada para nada. Cuando comencé actuar, no me sentía preparada. Cuando empecé a dirigir, no me sentía preparada. ¡Dudo de todo! Quizás hay que lanzarse, pero tengo esta personalidad que me hace no sentirme preparada. Por esa misma razón comencé a hacer terapia –aún sigo– porque era muy niñita para todo, incluso cuando entré a la escuela de teatro, a los 17 años".

LA VIDA ES DIFÍCIL O ES ABURRIDA
"En ´El cómo y el porqué´, la ´Raquel´ pregunta a ´Zelda´ ´¿toda mi vida va a ser así de difícil?´, y ´Zelda´ le contesta ´será difícil o aburrida, tú tendrás que elegir´. A veces uno siente que la vida es tan difícil, que te cuesta todo. Pero mejor que te pasen cosas, que te cambies de pega, que termines, te equivoques y vuelvas a empezar, que una vida plana. Esa idea de la vida perfecta no es verdad, es algo que nos venden las redes sociales. No creo que la gente que se toma 3 selfies al día sea feliz y tenga una vida perfecta. Me parece raro eso también. ¿Qué necesidad de mostrarse? Por otro lado, uno consume. Tengo Instagram, no subo, pero sí veo. ¿Qué necesidad habrá en eso? Es raro".

DESTRUCTORES DE SUEÑOS
"En la obra aparece la idea que el amor es igual al estrés. Un personaje habla de la magia, de la fe, mientras la otra dice que el amor es igual al estrés. Es como una patada en la cara a la niña. Tiene que ver con los caracteres perversos, los destructores de sueños, que es tan chileno. Es típico que decimos '¿tú vas a hacer eso? ¿Cómo?'. A veces uno le compra a esas personas. Una niña me dijo que quería ser actriz. Personalmente encuentro que es un camino súper difícil, pero quién soy yo para decirle que no estudie. Cuando alguien tiene un sueño, encuentro súper chileno hacerlo bolsa".

DE SERIES, DE LIBROS
"De las series de Netflix me gusta mucho ´Affair´, de Sarah Treem, y con 'The O.A' partí poco engrupida, pero después me mató. Una que veo hace poco es 'Bloodline'. También me gustan mucho las novelas, soy mala para ensayos o la historia del teatro. Ahora estoy leyendo 'Pureza', de Jonathan Franzen, el que hizo 'Las Correcciones'. En el verano me encantó 'El sonido de la montaña', de Yasunari Kawabata. También me considero súper fan de Siri Hustvedt, la que escribió 'El verano sin nombre', y Margaret Mazzantini, de 'La palabra más hermosa'.

LA FUERZA DEL EQUIPO
"Creo mucho en los equipos. Es imposible hacer buen teatro sin un buen grupo. En esta obra intento mucho que las actrices puedan plasmar su opinión. Como dice Ramón Griffero, los actores no son sólo instrumento, también son voz. Mi idea es que todos tengamos un espacio, desde el técnico que pone la música hasta los productores, los actores. Así nos sentimos todos en órbita para hacer las cosas, que no tiene que ver con ser amigos, sino con respetar la expertise de cada uno".

TODOS SOMOS ACTORES
"En potencia todos somos grandes actores. Eso de ´los elegidos son actores´ me parece patético. Todas las personas actuamos todo el tiempo, como ahora, que soy la entrevistada y tú la entrevistadora. Uno está en un rol, siempre. Cuando dirijo no soy la misma que cuando estoy con mi novio. Creo que el ser humano primero aprende a actuar y después es. Al principio uno imita: juega a las tacitas, a la mamá, a los autitos. Aunque para algunos es mucho más fácil que para otros. Si alguien quiere ser actor, no tendría por qué no poder serlo".

LA CIENCIA DE HABLAR EN PÚBLICO
"Hago clases para personas que no son actores, para que se enfrenten en público. Cuando uno se para ante un público todos nos ponemos nerviosos o ansiosos. Cuando te dicen que no, es raro, son gente muy narcisa. Es importante convivir con el miedo, tenerlo al lado, no negarlo. Cuando uno habla en público hay que pensar en el mensaje que quiero hacer llegar, más que si me encuentran linda, fea, tonta o increíble. Si me preocupo del mensaje, tengo 50% menos de nervios. Los actores sufrimos mucho al principio, pero cuando uno está al servicio de una obra, uno es un defensor de ideas. Si no, todo se vuelve muy egocéntrico".Imagen foto_00000002

DESCUBRE MÁS