Dieta de los colores: El menú vitamínico que te mantendrá en forma en verano

Es importante tener en consideración una buena alimentación y te entregamos algunas recomendaciones para cuidarnos durante la época estival y mantenernos en forma.

El verano es una estación donde, en general, las personas suelen vestirse con prendas más coloridas, lo que permite que la persona proyecte una imagen más alegre y positiva. Esta característica es muy similar a lo que ocurre con las comidas, ya que una alimentación variada en colores, influye positivamente en el organismo y es un gran aliado para la salud. Esto porque según explica la nutricionista de Clínica Vespucio, Paulina Mella "mientras más colorido sea el plato, más protección y nutrientes aporta al organismo".

La denominada Dieta de los Colores, ayuda a identificar, de acuerdo a los pigmentos de frutas, verduras y hortalizas, sus propiedades y fitonutrientes. En este contexto, la especialista explica que "los pigmentos además de ser los encargados de dar color a cada alimento tienen un efecto protector y específico para la salud si los consumimos de manera constante, combatiendo de forma natural los radicales libres", asegura la nutricionista.

Las mezclas de colores y sabores, ricas en antioxidantes, aportan nutrientes a nuestro organismo que regulan los niveles de azúcar en la sangre, fortalecen el sistema inmunológico y mejoran el funcionamiento intestinal, previniendo la constipación, entre otros.

Juega con los colores de frutas, verduras y hortalizas

Para que nuestro organismo se encuentre bien y sano, es necesario una alimentación variada y equilibrada. Es por esto, que la nutricionista de Clínica Vespucio, Paulina Mella detalla las propiedades y beneficios que tiene cada color de comida.

 

DESCUBRE MÁS:

 

  • Morado – azul: Es un potente antioxidante, sus fitoquímicos combaten el envejecimiento y ayudan a reforzar la memoria y salud mental. Además, su consumo previene diferentes tipos de cánceres

Ciruelas, higos, uvas, arándanos y moras, betarraga y berenjenas son algunos de los exponentes de este grupo.

  • Blancas: Altas en potasio, su consumo mejora los niveles de colesterol, reduce la presión arterial y previene la diabetes. Asimismo, refuerza nuestro sistema inmune, incrementando las defensas y resistencia en el organismo. En esta categoría está el ajo, cebollas, puerros, champiñones y coliflor, en cuento a verduras. Y en frutas, se encuentran las chirimoyas, plátanos y peras, entre otras.

 

  • Rojas: Ricos en licopeno y antocianinas, las frutas y verduras rojas ayudan a cuidar la salud del corazón, las defensas y la memoria. Su alto poder depurativo también permite eliminar toxinas del organismo. Sandía, cerezas, manzana roja, frutillas, frambuesas, uva rosada, pomelo rosado, granada y melón, respecto a las frutas, mientras que en las verduras están los rabanitos, tomate, ají rojo y pimentón rojo.

 

  • Verdes: Antioxidante que al contener luteína, potasio, ácido fólico vitaminas C y K, ayudan a prevenir el colesterol, mejorando la circulación de la sangre. Su alta dosis de fibra facilita un correcto tránsito intestinal. Además, es un excelente depurativo. El apio, brócoli, lechuga, espárragos, espinacas, pepinos, paltas, acelga, bruselas, arvejas verdes, ají verde, repollo, alcachofas y pimentón verde son verduras que dan gran aporte de nutrientes para el organismo. En tanto, el kiwi, tunas y manzanas verdes son frutas que aportan vitaminas al organismo.

 

  • Naranja – Amarillo: Fuente importante de vitamina C y Betacaroteno. Su ingesta regular ayuda no sólo a conservar una mejor visión, también mantiene la piel sana, reforzando el sistema inmune y el crecimiento de dientes y huesos. Duraznos, damascos, papayas, naranjas, mandarinas, pomelo, limón, mango, melón calameño, guayaba y piña son algunas frutas que destacan. Sobre las verduras, se encuentran el zapallo, choclo, pimentón amarillo y zanahoria.

 

Esta dieta tiene por objetivo incorporar alimentos de distintos colores en las comidas del día a día y según expresa la nutricionista de Clínica Vespucio "no es necesario incorporarlos todos en el mismo plato, sino que pueden ir mezclándose a lo largo de toda la jornada", finaliza.