logo
/ Instagram @HoyDia/@Adamari LopezCríticas a Adamari Lopez nos recuerdan que nadie debe opinar sobre nuestro cuerpo
Celebs 16/07/2021

Críticas a Adamari Lopez nos recuerdan que nadie debe opinar sobre nuestro cuerpo

Sin importar nuestras elecciones de vestimenta, peso o aspecto

Adamari Lopez es una de las mujeres más fuertes del espectáculo. Su historia de vida han servido como ejemplo para miles de sus seguidoras y seguidores.

A través de redes sociales ha compartido su cambio físico, pero aún más importante, su transformación a nivel emocional y espiritual.

En el programa Hoy Día, que se transmite en Estados Unidos, la también actriz habló de las inseguridades que tuvo en el pasado y cómo ha lidiado con toda esa carga.

Hoy puede verse feliz, plena y disfrutando de su figura y el cuerpo que ella misma ha cuidado y ejercitado.

La nueva Adamari Lopez

Ada, como le dicen de cariño sus fans ha apostado, en los últimos meses, por looks más atrevidos y sensuales.

A sus 50 años ha dicho sentirse bien consigo misma y sin miedo a mostrar lo que es, situación que aplaudimos. Ninguna mujer debería sentirse avergonzada por su apariencia.

Recientemente Adamari sorprendió con un vestido amarillo con un escote profundo, lo que desencadenó críticas entre los fans del programa que conduce.

“Por qué será que cuando llegan a 50 y las deja el marido empiezan mostrar todo”, “Ya cayó en la vulgaridad..!! Fea foto”, son algunos de los comentarios que se leen.

La ropa no te define

Socialmente estamos acostumbrados a que las mujeres de cierta edad deben vestirse de cierta forma.

La realidad es que una mujer es libre de elegir lo que desee y nadie debería creerse con derecho a opinar sobre ella y sus decisiones.

En los tiempos en los que apostamos por darle visibilidad a los cuerpos diversos, en los que las mujeres podemos decidir, sobran comentarios machistas sobre lo que “deberíamos” cumplir.

Adamari, como muchas mujeres alrededor del mundo, rompen estereotipos, se muestras seguras y sensuales.

Dos características que deberían acompañarnos en la edad adulta. Vivir en plenitud y amando nuestro cuerpo no es cuestión de edad.