Así pasarán Meghan y Harry su primera Navidad en California

La pareja decidió en marzo abandonar los deberes y títulos reales.

Este año no ha sido nada convencional. La pandemia transformó al mundo entero. Pero para Meghan Markle y el príncipe Harry los cambios han sido mayores, luego de que en marzo de este año decidieran desprenderse de sus títulos y deberes con la realeza británica.

Los Duques de Sussex comenzaron una nueva vida en California, específicamente en su residencia de Montecito. Desde entonces, no han parado de trabajar. Actualmente se encuentran preparando el lanzamiento de su nueva fundación Archewell.

Poco a poco Harry se ha ido adaptado a la ciudad de Meghan. Este año, por segunda vez consecutiva, la pareja celebrará las navidades lejos de Sandringham, donde los Windsor suelen pasar las fiestas.

La pareja se ven de lo más felices caminando por las calles californianas La pareja se ven de lo más felices caminando por las calles californianas. - Agencias

 

Meghan y Harry ya compraron su arbolito

Aunque pueda que añoren la vida bajo los privilegios de la realeza, Meghan y Harry parecen disfrutar de su libertad. Incluso han sido vistos comprando su arbolito de Navidad.

Un graduado de La Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB) fue quien informó sobre la aparición de los Sussex a través de su cuenta de Twitter. @imaJaaaaaames: “Meghan y el Príncipe Harry vinieron a mi trabajo hoy y les vendimos su árbol de Navidad”.

Meghan y Harry ya compraron su primer arbolito Meghan y Harry ya compraron su primer arbolito. - Agencias

En un segundo tuit, el informante escribió: “Teníamos el local vacío cuando llegaron -su agente promovió que vinieran, en vez de que nosotros cerráramos. Había solo una familia más ahí y su emocionado hijo pequeño corrió alrededor de los árboles hacia Harry para preguntarle si trabajaba aquí sin saber quién era él”, cerrando con un emoji de risa por la anécdota simpática.

Harry y Diana tienen un gran parecido

Desde pequeño Harry ha sido el rebelde de la Casa Real y esto lo vaticinó la princesa Diana en reiteradas ocasiones. Aseguró que William era más parecido a su padre, el príncipe Carlos, más metódico y reservado, mientras Harry era más extrovertido.

El menor de los príncipes de Gales ama más la libertad y hay quienes encuentran un gran parecido entre su personalidad y la rebeldía de su madre. Estar fuera del protocolo no un lujo que no se puede dar con la realeza, donde existen estrictas normas y deberes que cumplir que, aunque Kate Middleton y William parezcan disfrutarlo, no es el caso de Meghan y su esposo.

La decisión de Meghan y el príncipe Harry de abandonar completamente la vida de los “royals” no fue de simpatía para la Corona británica. De hecho, William le aseguró a su hermano que por su seguridad debía volver al Palacio.

Aunque Willian no está contento con la decisión que tomó su hermano, ambos han hecho una tregua en Navidad. Los dos se han intercambiado regalos. Según The Sun, Harry y Meghan compraron sus regalos después de visitar tiendas exclusivas cerca de su casa en Santa Bárbara, California.

A pesar de sus diferencias, William y Harry decidieron hacer una tregua en esta Navidad A pesar de sus diferencias, William y Harry decidieron hacer una tregua en esta Navidad. - Agencias

La duquesa de Sussex hizo uso de sus habilidades de caligrafía para personalizar mensajes para sus sobrinos George, Charlotte y Louis.

Por su parte, los duques de Cambridge han enviado regalos a la pareja y a Archie, de 17 meses.

Una vida de lo más normal

A pesar de que las cámaras continúan detrás de ellos, los Duques de Sussex han tratado de llevar una vida normal como pareja y padres del pequeño Archie.

Lo que menos quería Harry para su esposa es que viviera la persecución de los paparazzis que sufrió su madre Lady Di y por la cual tuvo un trágico accidente que terminó con su vida.

Meghan y Harry pasarán una Navidad de lo más normal junto a su hijo Archie Meghan y Harry pasarán una Navidad de lo más normal junto a su hijo Archie. - Agencias

Comprando arbolitos y dejándose ver felices por las calles de California, demuestran que ni Meghan ni su esposo extrañan las fiestas en la realeza.

La pareja decidió firmemente comenzar una nueva vida y lo están haciendo lo más similar a una pareja común y corriente, aunque sus movimientos, por ahora, mantenerlos aislados de la mirada pública.

 

Más de este tema: