Daniella Campos entrega detalles de su cirugía: "En ningún momento he tenido susto de morir"

La periodista que entró a pabellón este lunes, hizo un llamado a "que estén tranquilos"

Este lunes, Daniella Campos se sometió a una cirugía por los dos tumores que tiene en su cabeza. La comunicadora dio a conocer el tema durante una entrevista, en la que reconoció que se encuentra en "una situación bien particular". Y aunque siente preocupación por el dolor, será operada por el mismo equipo médico que la ayudó con sus ojos.

"Lo que tengo se llama mucocele central y lateral. Ambos están metidos en la frente, pero han bajado. Uno de esos está bien grande, que es el que más me preocupa. Lo bueno es que los doctores hicieron todo para que sea por la nariz", contó a La Cuarta.

"En ningún momento he tenido susto de morir, porque conozco a los doctores hace casi nueve años, a pesar de ser una zona que siempre preocupa. Pero uno cuando es mamá tiene en todo momento a su hija (Maite) en mente, entonces a mantenerme tranquila y volver lo más pronto posible a la casa", dijo sobre sus pensamientos previo a la operación.

"He salido de peores"

Consultada sobre cómo se ha sentido, Daniella Campos indicó que "obvio que uno tiene susto, rabia y pena, pero esto es una obstrucción provocada por mi enfermedad, porque lo que hace es generar grasa. Ahora descendió y tapó conductos naturales".

"Dentro de todo lo malo, es lo mejor que se me haya metido en los ojos, porque si hubiese sido en el cerebro, sería peor", aseguró, explicando que durante este proceso "estaré solamente con la persona que entrará conmigo, que estará encerrada el mismo tiempo que yo".

Finalmente, se dirigió a sus seguidores, haciendo un llamado a "que estén tranquilos, he salido de peores. Más encima, estoy con harta fe, que ni siquiera he pensado que me pueda ganar. Ojalá la cirugía logre que no haya molestias".

Ver más

"Esa noche un pedazo mío murió": Cecilia Bolocco revive el dolor tras enterarse de la enfermedad de Máximo

Maly Jorquiera revela enfermedad a la piel producto del estrés