Espectáculos

La mansión vecina de Harry y Meghan tiene una espeluznante historia

La residencia vecina de Harry y Meghan perteneció a un esquizofrénico adicto al sexo.

Meghan Markle y el príncipe Harry ya se establecieron en Estados Unidos al adquirir una lujosa mansión en Santa Bárbara, California. El inmueble costó más de 14 millones de dólares y perteneció al banquero multimillonario, Serguey Grishin.

Ahora, la mansión vecina también esconde un espeluznante y oscuro pasado.

La pareja adquirió una nueva vivienda en Santa Bárbara, en la zona popularmente conocida como Riven Rock (El Montecito).

En esta lujosa zona de California, Estados Unidos, vivió hace más unas décadas el empresario de la agricultura Stanley McCormick. Su residencia está justo al lado de la de Harry y Meghan Markle.

Un esquizofrénico

El hombre heredó de una gran fortuna, pero sufría de esquizofrenia y además era adicto al sexo sin control. Estos problemas de Stanley fueron plasmados en el libro Riven Rock.

En la obra literaria se revela que como Stanley McCormick asustaba y maltrataba física y psicológicamente a su propia esposa, Katherine por placer.

Incluso, la madre de Stanley McCormick debió encadenar a su hijo a un arnés de cuero para no masturbarse todo el tiempo. Para la familia, el hombre “era un peligro para todos”.

La tenebrosa historia de la mansión vecina de Meghan Markle y Harry, asegura que finalmente, Stanley McCornick falleció solo y en el abandono en 1947 por causa de una neumonía.

Algunos residentes de la zona aseguran que el fantasma de Stanley McCormick aún deambula por la zona aterrorizando a las personas, en especial a las mujeres.

Residencia tenebrosa

Ahora, la mansión que compraron Harry y Meghan también tiene un pasado tenebroso.

Su antiguo propietario fue un millonario ruso-estadounidense, acusado de violencia doméstica y extorsión.

“Meghan y Harry le compraron la mansión al hombre que hizo de mi vida un infierno”, señaló la exesposa del magnate que vendió su mansión al matrimonio del príncipe británico y la actriz estadounidense.

La mansión tiene 4.438 metros cuadrados, está rodeada de 22 hectáreas, tiene nueve habitaciones, 16 baños, una biblioteca, un gimnasio, un mini teatro y, entre otras cosas más, gimnasio, cancha de tenis y una piscina.

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos