Ángeles Araya se emociona con testimonio de niño de 12 años en "Aquí Somos Todos"

El menor contactó al programa para exponer el caso de su hermano, quien tiene problemas auditivos

Un emotivo caso fue el que se mostró la tarde del miércoles en el programa Aquí Somos Todos, cuando expusieron el caso de Vicente Meza, un niño de 12 años que se comunicó con el espacio para dar a conocer el estado de salud de su hermano Julián, quien sufre de hipoacusia bilateral severa y necesita un implante coclear.

Si bien Vicente tiene problemas con la hormona del crecimiento, y se somete a un tratamiento cuyo costo asciende a los 180 mil pesos mensuales, prefirió que el programa ayudara a su hermano. Durante la nota preparada por los periodistas, el pequeño dijo que su mayor deseo es "que él pueda salir adelante, que tenga una familia, un buen trabajo. Más que nada que lo incluyan. Que el mundo se adapte a él, no que él se adapte al mundo".

Posteriormente, explicó que "a mí siempre me han enseñado a nunca discriminar. Ni porque sean chicos, ni porque sean feos, nunca discriminar porque después las personas se sienten mal, pueden llevar a que se hagan daño, y por eso esa es mi frase: que el mundo se adapte a él, no que él se adapte al mundo".

En el estudio, Ángeles Araya destacó las palabras de Vicente, quien incluso llevó a Jairo Valdés a las lágrimas. "Las palabras de Vicente calan. Estamos tan preocupados de tantas cosas, de la plata, del trabajo, del bienestar en términos generales, que olvidamos este tipo de situaciones, que son tan básicas, que es ponerse en el lugar del otro", dijo la periodista.

"Vicente nos enseña, nos invita y nos obliga tan sutilmente a que el mundo se adapte a su hermano, no que su hermano se tenga que adaptar a una realidad. Yo creo que esa palabra o esa frase es la que tenemos nosotros que robarnos, hacerla propia. Todos y cada uno de nosotros", agregó.

Aquí Somos Todos

Sigue leyendo

"El peso era un tema": Pancho Saavedra comparte foto de su niñez y revela que sufrió bullying

El animador reveló que "Lugares que hablan" lo ayudó a sanar sus heridas.