Madre de Hernán Calderón se sincera: "mi hijo está pagando por ser hijo de Raquel Argandoña"

La opinóloga insistió en que su hijo nunca quiso matar a su padre, y aseguró que el joven está sufriendo las consecuencias de su fama. "Es una maldición llamarme como me llamo", dijo

Hace unos días, Raquel Argandoña apareció públicamente en los medios tras la polémica familiar debido a la agresión propinada por su hijo Hernán Calderón a su padre del mismo nombre, el pasado 11 de agosto. Primero, la opinóloga concedió una entrevista al matinal Bienvenidos, en donde aseguró que su hijo nunca quiso asesinar a su padre, y luego apareció en la clínica psiquiátrica en donde el joven se encuentra cumpliendo su prisión preventiva.

El motivo de su visita, fue dar una conferencia de prensa para denunciar malos tratos hacia Calderón hijo. Pero ahora, alzó la voz nuevamente para referirse al caso en conversación con La Tercera. Tras dar a conocer detalles del día de la agresión, fue consultada por si Hernán Calderón hijo le había comentado algo de lo sucedido con Rebeca Naranjo.

"No. Fue ahora. Yo no vivo con el padre de mis hijos hace 15 años o más, por lo que yo no sé qué pasa en esa casa puertas adentro. Hernán ha tenido varias parejas. Pero yo vi esos mensajes, los WhatsApp. No voy a decir quién me los mostró. Es súper delicado, porque no lo puedo creer, pero si los estás leyendo, qué quieres que te diga. Acá no se está inventando nada, ni se está reaccionando por lo otro. Yo te reitero: no justifico para nada lo que hizo mi hijo, pero cuando una persona que tenía tanta admiración por su padre se entera de que este le mandaba mensajes a su polola con otra intención y que cuando vivían juntos le hizo tocaciones a ella, no sé cómo reaccionaría otro joven", dijo.

Relación con sus hijos

Tras referirse a lo sucedido el pasado 11 de agosto, Raquel Argandoña habló sobre la relación con sus hijos reconociendo haberse sentido culpable por no estar tan presente en la vida de los jóvenes. "Cuando yo fui alcaldesa, yo tenía que vivir en Pelarco. Mis hijos vivían en Santiago, a cargo de la nana, la persona que los crió", señaló.

En este contexto, indicó que no había ninguna otra persona presente para poner límites. "¿Tú crees que con la personalidad de Hernán y la mía íbamos a dejar que otra persona se metiera en la educación de nuestros hijos? Nosotros pensábamos que éramos padres perfectos, que lo estábamos haciendo de maravilla. Nunca nadie nos dijo lo contrario", comentó.

"No le quiero echar la culpa. Creo que ambos la tenemos. En eso soy súper responsable. Para mí sería muy fácil decir que esto pasó por culpa de él. Si se hubiera criado conmigo a lo mejor hubiera pasado lo mismo. Porque el actuar de nuestros hijos es lo que nosotros enseñamos. La culpa es de nosotros dos. No le puedo echar la culpa a él, no se la echaría nunca. Nunca", agregó.

"Creo que hubiera sido lo mismo. Ambos trabajábamos y los dejamos abandonados, a cargo de su nana de toda la vida, a quien yo le agradezco mucho, pero dicen que el cariño de papá y de mamá no lo reemplaza nadie (…). Hace muchos años, a uno de mis hijos le salieron unos piojos blancos; dicen que esos aparecen por la soledad", continuó, para luego señalar que le gustaría haber cambiado algunas cosas con el fin de evitar esta situación.

"Si me preguntas qué desearía en este momento, diría que ya no quisiera llamarme Raquel Argandoña, porque mi hijo está pagando por ser hijo de Raquel Argandoña. Es un peso muy grande ser mi hijo en este momento, es una carga. Es una maldición llamarme como me llamo (…). ¿Tú crees que si yo me llamara Juana Salas los canales de televisión habrían hecho esta carnicería? ¿A quién le habría importado? Habría sido un caso más de violencia intrafamiliar. ¿Por qué tiene tanta publicidad? Porque es mi hijo, por eso estamos hace días en todos los canales", explicó.