Camino a la autodestrucción: Toro Salvaje, lo mejor de Scorsese

La película, está basada en la historia real de Jake La Motta, un autodestructivo boxeador.

En 1980 Martin Scorsese volvía a confirmar su talento, gracias a la claustrofóbica Toro Salvaje.

Scorsese, ya había rodado varias películas previas con éxitos de crítica y público, como la inolvidable Taxi Driver y la no tan conocida  Mean Streats (Malas calles).

Violencia, inadaptación social, supervivencia, machismo, son varios de los ingredientes que se encuentran en casi todas las películas del cineasta.

Toro salvaje, contiene todo esto y más.

Es destacable comentar que se rodó en blanco y negro. Un cineasta como Scorsese, quien no le teme a las escenas sangrientas, prefirió dejar la sangre en un segundo plano para que el espectador fuese consciente de la autodestrucción y sadomasoquismo de Jake La Motta, un boxeador de peso mediano.

La película, se basó en la propia autobiografía que publicó el deportista.

Scorsese, volvió a servirse de su actor por excelencia, Robert De Niro, quien recibió el merecidísimo Óscar a mejor actor.

Jake La Motta, es un tipo inseguro, agresivo, machista y auto saboteador.

No era el mejor de los boxeadores, pero su apodo de Toro salvaje, era debido a la furia con la que peleaba en el ring, como si la vida fuese a acabar en segundos.

Cuando se encontraba en la cima de su carrera, la tentación de las mafias del mundo del boxeo, sus celos enfermizos hacia su mujer, que le hicieron romper la relación con su propio hermano y manager, Joey (el inmejorable Joe Pesci), a quien da una brutal paliza con el convencimiento de que se acuesta con Lenora a quien a su vez también molía a palos.

Su caída a los infiernos cuando su voraz apetito y puede que esa autodestrucción que le lleve a querer derrumbarse, es una de las más brutales y viscerales que se han visto en la gran pantalla.

Como un hombre destruyó todo lo que había creado debido a su paranoia, a ese sentimiento malsano que impulsa a veces al ser humano a apretar el gatillo.

Es desoladora, la escena en la que es apresado, acusado de corrupción de menores, donde se golpea la cabeza siendo consciente de la propia miseria que él mismo construyó y ya es prácticamente imposible de recuperar.

Este filme, figura en el American Film Institute como uno de los mejores de la Historia del Cine.

Debido a los cambios de peso, cuando De Niro tuvo que engordar, se fue a Florencia a atiborrarse de helados y pizza, y regresó con 27 kilos de más.

Toro Salvaje Robert De Niro engordó más de 27 kilos para encarnar a La Motta en su peor momento. - Instagram

Asimismo, fue el inicio de una relación amistosa con Joe Pesci, ya que decidieron convivir juntos para amigarse con esa relación tan profunda y desequilibrada que mantenían.

Esto fue un aliciente para que a día de hoy sean amigos muy cercanos y han trabajado juntos en muchas más películas de Scorsese, como la magistral Goodfellas, Casino o El irlandés.

Toro salvaje no dejará al espectador precisamente liviano, pero si le ayudará a conectar con los instintos más primitivos que en ocasiones, uno mismo no sabe si los tiene.

Cuando Jake La Motta, vio la película, se dirigió a su exmujer y le preguntó ¿Yo era así?

Tú eras peor. Contestó ella.

 

No te pierdas el video en