Diana de Gales amó el delineador azul, descubre por qué

La llamada "Princesa del Pueblo" usaba un maquillaje tenue en toda ocasión

Diana de Gales, a más de dos décadas de su desaparición física sigue siendo recordada por ser dulce, amable y próxima a la gente, lo que le valió el calificativo de Princesa del Pueblo. Pero además, indiscutiblemente sigue siendo inspiración para estudiosos de la moda, por la sofisticación de sus looks.

Y esa sofisticación se le atribuía a esa magia de lograr la elegancia con pocos elementos y mucha sencillez.

Descubre por qué Diana de Gales es un icono Queer

Varios hechos históricos hicieron famosa a la princesa por su empatía con la comunidad de LGBTI+.

En cuanto a maquillaje, la llamada Lady Di solía acompañar todos sus outfits con un makeup tenue, pero uno de los elementos que siempre formó parte de su colección durante varios años fue su legendario delineador azul para todo tipo de ocasiones.

De acuerdo a Mary Greenwell, la antigua maquillista de Diana de Gales, reveló en una entrevista para Yahoo que la princesa fue por mucho tiempo una gran fanática del delineado azul.

"Usaba ese color porque le encantaba exagerar sus ojos azules y esta tonalidad, más una buena dosis de rimel, resultaban perfectos para resaltarlos, y otorgarle esa chispa de personalidad a su mirada por la que era conocida alrededor de todo el mundo", dijo la maquilladora.

 

La princesa Diana siempre fue una fanática del maquillaje y, en muchas ocasiones, era ella misma quien creaba sus looks para todo tipo de eventos formales o informales.

Sacaba provecho a sus ojos azul cielo

Diana solía recurrir al uso de delineadores azules en tonos eléctricos, los cuales lograban resaltar sin problema a través de sus enormes pestañas que, de acuerdo a su maquillista, siempre fueron naturales.

De acuerdo a Greenwell: "A ella le encantaba experimentar".

"No experimentaba al grado de pasar de sombras verdes a azules, pero sí con formas de hacer resaltar lo que ella sabía que era lo que enganchaba en su rostro, que eran sus ojos azules".

Una base ligera para lucir una piel radiante, más rubores y labiales en tonos cálidos, solía ser una forma efectiva en la cual la Princesa lograba balancear su delineado y consolidar un look completo.

En cuanto a vestuario, el delineado azul solía lucir particularmente bien con atuendos en tonos blancos, negros, gris, azules, y violeta. Y ropa con esos colores abundaban en su armario.

Te recomendamos en video: