Moonlight, la película de un afroamericano homosexual que se hizo con el Óscar en 2017

El filme describe la vida desde la infancia de Chiron, un pequeño al que atosigan por su homosexualidad.

En 2017, Moonlight  se hacía con el Óscar a la mejor película.

Como un hecho anecdótico, Faye Dunaway y Warren Beaty, los repartidores de la estatuilla, tuvieron una confusión y se la entregaron inicialmente a La La Land, la que partía como favorita y además obtuvo más premios.

Esta fue la primera ocasión en los 89 años de historia de los premios que se produjo una equivocación al entregar el Óscar.

Pero pese al lirismo de La La Land, la grandísima merecedora era Moonlight.

Moonlight, dirigida por Barry Jenkins, contiene  algunos planos filmados de una forma que recuerdan al movimiento Dogma del 95, creado por los daneses Lars Von triers, Thomas Vinterberg, en los que las locaciones eran reales, grababan cámara en mano y prescindían de música para no afectar a la interpretación del espectador (aún así la banda sonora de este filme también es otra de sus maravillas).

La película, comienza con una escena entre en vendedor de drogas de origen cubano, Juan, junto a su cliente.

A los pocos minutos, emerge Chiron, un niño pequeño que está siendo perseguido por un grupo de chicos de su edad, fustigándole por su homosexualidad.

Chiron, apodado Little, proviene de una familia disfuncional, criado por una madre es drogadicta y cliente del mismo Juan, quien a su vez se convierte en la figura más parecida a un padre que tiene Chiron, junto a su novia, Teresa.

El personaje de Juan, interpretado por Mahershala Ali, le valió un Óscar como mejor actor de reparto.

Moonlight Mahershala Ali ganó un Óscar por su interpretación de un traficante que ejerce como mentor del protagonista. - Instagram

El tercer gran premio que recibió este filme, basado en una obra teatral, fue el de mejor guion adaptado, por Jenkins y lvin McCraney.

Moonlight va evolucionando en tres etapas, desde la niñez del crío de cabeza baja y ojos enormes y tristes, hasta su adolescencia, donde el hostigamiento continúa,  tiene su primera experiencia sexual, y poco a poco comienza a reemplazar su miedo y angustia por rabia y odio, con dramáticas consecuencias.

Chiron es gay, y un gay afroamericano criado en los barrios más conflictivos de Miami. Eso es una exposición feroz.

Moonlight, es una película absolutamente desgarradora, que además de ser un manifiesto anti homofóbico, presenta las segregaciones raciales en los suburbios de Miami.

La película tiene secuencias que te dejan sin aliento, que humedecen los ojos, que te dan ganas da traspasar la pantalla para poder acunar a esa criatura vilipendiada que solo quiere ser querida y aceptada.

Si bien en los últimos veinte minutos mengua la fuerza con la que narraba el relato, Moonlight es, lo que se podría definir como buen cine. O CINE. Con mayúsculas.

¿Cuál si no es la función del séptimo arte de emocionar, perturbar, divertir, inquietar, empatizar, renunciando al efectismo y solamente recurriendo a una dirección sobresaliente con unas interpretaciones acordes?

Todo eso es Moonlight, que hará que cuando termines su visionado, permanezcas unos minutos pensando, debatiendo, reflexionando, queriendo repetir en tu memoria las escenas que más te han impactado porque eso también es el Cine, como movimiento de masas, control sociológico y reflexivo.

Moonlight se encuentra disponible en Netflix con la traducción de (Luz de Luna).

 

No te pierdas el video en