Entrevista a Sebastián Wainraich el hombre "Casi feliz": "Para mí la creación y la escritura lo es todo"

En una charla con Nueva Mujer, el locutor, escritor, actor y humorista Sebastián Wainraich, habló de su última serie, de su amor por la escritura y de la felicidad, entre otros temas.

En la entrevista, vía zoom a Sebastián Wainraich, lleva la icónica gorra que le caracteriza.

La misma que usa tanto en su vida diaria como en Casi Feliz, una serie que creó y estrenó el 2 de mayo en Netflix, y enseguida se posicionó como la número uno en Argentina, permaneciendo en ese puesto varias semanas.

 

VOCACIÓN

Wainraich, tenía muy claro a qué quería dedicarse desde pequeño.

A los dieciséis años, ya andaba por algunas radios y escribía lo que se le pasaba por la cabeza, "era algo que lo tenía muy conmigo, no tenía otro plan, no había otra cosa para hacer", asevera.

Y lo logró. Desde el 2007, es conductor del programa radial Metro y Medio, que encabeza junto a Julieta Luciana Pink.

"A estas alturas miro para atrás y ha pasado de todo en lo que se refiere a lo laboral y el amor hacia la radio, sigue intacto", sostiene.

El locutor, es también autor de dos libros, "Estoy cansado de mí y otros cuentos(2005)" y "Ser feliz me da vergüenza y otros cuentos"(2008).

Además, ha trabajado en numerosas obras teatrales y series y ha intervenido en varias películas.

 

HUMOR PROPIO

Observando al Wainraich de Casi Feliz podemos ver a un hombre divertido, sin proponerse serlo, alguien que es un imán para situaciones bizarras, que acepta sin cambiar su expresión, una persona con un humor seco, a lo Bill Murray o Buster Keaton.

De hecho, Wainraich, define al protagonista de "Casi feliz" como alguien que "no es que se haga el payaso, si no que le sale así, directamente".

El actor y comediante,  no obstante, recuerda cuando representó la obra teatral de Frágil, donde interpretaba a tres personas y el cuarto hacía un monólogo "mucho más expresivo" que el personaje de la serie. Ese ejemplo y otros papeles que ha realizado.

"No tiene tanto que ver conmigo el personaje con ese sentido", asegura.

 

CASI FELIZ, UN SECRETO DE DOS AÑOS

El artista, relata que fue convocado junto a Hernán Guerschuny por el productor Alejandro de Gracia para proponerles el proyecto.

"Con Hernán pensamos el mundo que queríamos darle a la serie, a mi personaje, y yo después me puse a escribir los capítulos y Hernán a dirigir. Habrá sido un proceso de dos años, más o menos", detalla.

Wainraich, mantuvo su rutina de escritura y no contó la idea, ni siquiera a su mujer, Dalia Gutmmann, que se enteró a los pocos días de estrenarse la serie.

"Soy bastante silencioso para trabajar, en ese sentido, me pongo a escribir, todo el tiempo estoy escribiendo en mi vida, en realidad porque me gusta y cuando no estoy escribiendo literalmente en la computadora estoy escribiendo en mi cabeza, así que es como una actividad que está conmigo constantemente y la disfruto mucho", asevera.

El humorista, recuerda que las iniciativas audiovisuales tienen que pasar por muchos más pasos que un libro.

"Una serie o una película tiene muchos más pasos porque viene la escritura, el ensayo, grabarla, la edición y después la recepción del publico", enumera.

 

CASI FELIZ , UN ÉXITO EN ARGENTINA

Casi Feliz narra las aventuras y desventuras de un neurótico locutor de radio, un personaje con una mediana fama, en la gran urbe de Buenos Aires.

El fútbol, el llamado histeriqueo argentino y los psicólogos, están presentes, lo que podría denominarse como una serie bien argentinizada, pero Wainraich dice que "fue sin intención" y que a su parecer "retrata las grandes ciudades".

Respecto al histeriqueo, afirma que tiene que ver con la neurosis, de "nunca estar contento con lo que uno tiene".

"La neurosis es desear lo que no querés en realidad, buscar algo que no querés ni necesitás si no que simplemente es el deseo de obtenerlo, eso es neurosis e histeriqueo", expresa.

Sebastián Wainraich y Natalie Pérez Sebastián Wainraich y Natalie Pérez, quien interpreta a su exmujer en Casi Feliz, en uno de los momentos de grabación. - Instagram

Asimismo, hace referencia al psiconálisis y cita que Buenos Aires "es una de las ciudades más psicoanalizadas del mundo".

Sin embargo, insiste que "en términos de país" le resulta más difícil asociar la serie a Argentina, porque son más de 40 millones, por lo que no puede generalizar.

El microcentro porteño de la ciudad de la furia se demuestra mucho en la serie, donde transeúntes caminan, algunos a contracorriente, y comen o toman café en las típicas cafeterías y restaurantes de Buenos Aires.

Wainraich, piensa que en la serie "se ve muy linda a Buenos Aires", y que es una ciudad preciosa.

Al contemplar la imponente Buenos Aires en una pantalla pequeña, en tiempos de cuarentena, esa energía de una ciudad que nunca dormía, se hace muy presente con el contraste desértico que presenta ahora, debido al aislamiento preventivo obligatorio.

 

 PERSONA Y PERSONAJE

Algunas semejanzas que presenta Wainraich con su personaje, también llamado Sebastián, han dado pie a especulaciones sobre lo que tienen ambos en común

El actor niega representarse a sí mismo pero sí admite sus puntos en común.

"Hay un histeriqueo de mi parte o de nuestra parte porque por ahí el personaje no tiene tanto que ver conmigo, tiene algunos puntos de contactos como la radio, Atlanta(club de fútbol del que es hincha), algunas fobias, algunos tocs, como el psicoanálisis y se llama Sebastián, podríamos haberle puesto otro nombre, pero me parece que está bueno que se llame Sebastián ", especifica.

Debido al morbo que se genera entre los fanes que intentan descubrir a la persona detrás del personaje, el escritor y locutor dice que "tampoco es tan importante".

"Tal vez aquella persona que me escucha en la radio puede entender cuáles son las diferencias, en la serie por ejemplo estoy separado, tengo mellizos, pero la gran diferencia es que el Sebastián de la serie tiene un lío bárbaro con los vínculos, con su ex mujer, con sus hijos, con su hermano con su productor, con su padre, con él mismo sobre todo, y yo no soy un campeón pero no tengo tantos líos", observa.

 

¿QUÉ ES LA FELICIDAD PARA SEBASTIÁN WAINRAICH?

El comediante responde no tener ni idea, ni saber "si existe".

"Yo no pienso tanto en la felicidad, aunque parezca lo contrario, lo veo algo más irónico y me parece que el bienestar tiene que ver sobre todo con estar de acuerdo con uno mismo, sentirse bien con uno, ser sincero con uno mismo, sobre todo. Ahí arranca el bienestar y después como te llevás con eso como arrancás con las personas y con el mundo", argumenta.

"Todos tenemos una verdad", agrega Wainraich.

Según su teoría, la felicidad también depende de la relación con ella.

"Esa verdad incluye virtudes, defectos, incluye alegrías, tristezas, frustraciones, entonces cómo te llevas con todo eso define tu pasar por aquí en la vida, tu bienestar", manifiesta.

 

LA CREACIÓN COMO UN SENTIDO A LA EXISTENCIA

El artista, tiene muy claro el papel que desempeñan en su vida.

"La creación y la escritura lo es todo. Yo cuando escribo por ejemplo cuando estoy pensando o cuando aparece cierta inspiración siento una adrenalina que no siento mucho en la vida en otros aspectos y la verdad que ahí encuentro como un sentido a la vida, a la existencia, encuentro un sentido al estar acá", narra.

 

CASI FELIZ, ¿SEGUNDA TEMPORADA?

"Está en veremos", confiesa el escritor. "Nosotros pensamos que sí pero bueno, ya veremos en un tiempo a ver si se confirma más allá de la cuarentena, es un proceso mas o menos largo".

Wainraich, "por las dudas", cuenta que ya se puso a escribir.

"Quiero creer que en febrero o marzo vamos a estar libres como para poder grabar", comenta.

En su periodo de confinamiento, admite que siente "nostalgia e incertidumbre de saber qué va a pasar".

Menciona la efusividad de los bonaerenses a la hora de expresar su afecto.

"Somos toquetones, somos de abrazarnos, de darnos un beso, enseguida nos hacemos amigos, no sé cómo va a seguir el tema", reflexiona.

Afortunadamente para el creador, su cerebro siempre está trabajando, por lo que ante los cuestionamientos de ¿quienes somos, de dónde venimos, a dónde vamos?, el escritor tendrá su computadora, física y mental para plasmar sus ansiedades ante un futuro que nadie sabe.

 

No te pierdas el video en