Erik Rubín da tips de cómo ha cuidado su matrimonio con Andrea Legarreta en la cuarentena

El cantante advirtió que hay que tener cuidado con el teletrabajo porque parece cómodo pero demanda más tiempo que se le resta a la pareja

Erik Rubín y Andrea Legarreta llevan dos décadas de matrimonio consolidado, lo que puede considerarse un récord, al llevar la crianza de dos niñas, con carreras muy ocupadas que además deben lidiar con las complejidades de la fama.

En años anteriores se han dado a conocer momentos complicados por los que han pasado como pareja, y han sabido sortearlos muy bien. A todos estos factores se suma la vida en aislamiento durante la cuarentena por coronavirus.

Andrea Legarreta cuenta cuentos en vivo a niños en la cuarentena

Busca sacar del estrés a los niños en el encierro preventivo.

El ex Timbiriche, Erik Rubín, en una entrevista para el canal de Youtube Quien, contó que ha aprendido a conocer muy bien a Andrea Legarreta, y por ello a pesar de las complicaciones que puede generar la cuarentena, siguen adelante.

"Ambos tenemos compromisos y entendemos cómo manejar los tiempos, pero también hemos tenido que motivarnos a desconectarnos por en las noches".

"Andrea es una mujer increíble, saca lo mejor de mi, siempre ha creído en mi. Pero no somos para nada la pareja perfecta, hemos tenido crisis, pero la realidad es que hoy queremos seguir estando juntos y hemos luchado por nuestra relación".

¿Cómo manejar las crisis?

Sobre cómo sortear las crisis, principalmente esas que han surgido en la cuarentena, Erik comentó cómo lo ha logrado.

"Andrea es a alguien que creo conozco bien, que ya sé de dónde flaquea. Por ejemplo ahorita nosotros nos hemos involucrado en muchísimas cosas, entonces llega un momento en el que te saturan".

"Entonces a veces estamos ya en la noche tratando de resolver cosas porque si no no te da el tiempo, pero hay que parar un rato y hay que poner pausas”, dijo a otra entrevista por Youtube, con la periodista de espectáculos Mara Patricia Castañeda.

"Tenemos que tener cuidado con eso porque pensamos a lo mejor que el home office es cómodo, pero como no tienes horarios, pues son jornadas interminables, pero hemos tratado de encontrar un equilibrio".

"El secreto es comunicarnos y tener momentos especiales juntos", añadió Erik Rubin.

"Porque una vez que entran los niños y la familia, de repente todo se vuelve familia y hay que recordar que somos pareja y tenemos que encontrar momentos para compartir solos".