Espectáculos

Entrevista a Verónica Llinas: La actriz a la que siempre le gustó “crear mundos”

La actriz Verónica Llinas cuenta cómo vive su confinamiento y rememora sus años de carrera en una charla con Nueva Mujer.

Verónica Llinas, es ese tipo de personas que transmite tranquilidad con solo escucharla.

Pese a que la conversación con Nueva Mujer es telefónica, sus respuestas son un híbrido de profesionalismo y humanidad, tan reales, que al escucharla, es como si se la tuviera delante.

Entre muchos istas, Verónica Llinas, es artista, humorista, animalista y feminista.

 

VOCACIÓN ARTÍSTICA 

Llinas, cuenta que desde pequeña le «gustaba mucho crear mundos» en los que empleaba luces de colores y disfraces hasta que «de repente, empezó a ser más que un juego, ya había una historia que contar».

La actriz recuerda que durante su niñez, junto a unas amigas que aún conserva, crearon un teatro llamado Floripondio y representaban una función una vez al año.

Hija de artistas, menciona unas fotografías que tenía su papá, de actores de la Comédie Française.

«Eran fotos muy dramáticas, también sus luces, y yo las veía incansablemente y me imaginaba estar en un escenario con esas luces», describe.

Porque aunque Llinas, ha incursionado parte de su carrera en el humor para ella de pequeña ser actriz denotaba drama.

«Me gustaba mucho sufrir actuando, ser la heroína sufriente, sobre la que cometían todo tipo de injusticias y había que vengar», rememora.

Para la actriz, la comedia se impuso «de hecho».

«La primera vez que pisé un escenario hice reír y se producía una tendencia natural, pero no tan buscada», explica.

LA MUJER DE LOS PERROS

Algo que define a la artista, es su pasión por los perros.

Su simpatía por los caninos la trasladó a la gran pantalla en 2015, con la película dramática»La mujer de los perros», que dirigió ella misma junto a Laura Citarella.

«Es el papel que más he vivido y que me acompañó durante tres años. Fue una creación mía junto a Laura Citarella, para mí fue un camino que emprendí y que se inscribe en un lugar totalmente diferente de lo que hice», asevera.

Verónica, calificó a la co directora, Citarella como «una gran compañera con la que pudo manejar» su herramienta actoral.

«Esta película ofrece una versión mía que no se ha visto nunca», detalla.

La mujer de los perros, traza la historia de una mujer que vive a las afueras de Buenos Aires con un grupo de perros.

La película recibió buenas críticas y Llinas obtuvo el premio BAFICI a Mejor actriz.

Verónica, al igual que la protagonista, convive con un grupo de perros.

«Siempre ando entre los siete y los diez, doce he llegado a tener, y estoy haciendo un esfuerzo especial para no seguir agarrando. Ahora tengo perras, están todas castradas pero son guachas y se pelean», relata.

Para Llinas su «compromiso con los animales es total».

«Cuando yo levanto a un animal tengo claro que me estoy haciendo cargo de su vida y de alguna manera juro protegerlo hasta que la muerte nos separe», manifiesta.

FEMINISMO Y DECONSTRUCCIÓN

Hoy en día Verónica Llinas es una de las voces más activas a favor del feminismo en Argentina.

Con 59 años, vivió en una época en la que el machismo estaba naturalizado, por lo que su incursión en el movimiento feminista se fue dando de manera más gradual a lo largo de estos años.

«Me parecía que no había que decir que se era y serlo igual y bancársela, fue un pecado de juventud, de no comprender que me podía pasar a mí y que había un montón de otra gente que no la podía tener tan clara o con otro tipo de educación», reflexiona.

La artista narra que con el tiempo comenzó a entender que se exponía cuando «se hablaba de patriarcado», porque empezó a ver en ella misma «un machismo en un montón de circunstancias», lo que le hizo abogar por la igualdad.

«Me parece que es un movimiento fundamental, aunque tiene un montón de matices, no son iguales todos los feminismos, pero como concepto, que es la militancia por que los hombres y las mujeres tengan los mismos derechos y oportunidades es importantísimo», puntualiza.

Aunque no esté de acuerdo con ciertas vertientes feministas, para ella pesa más esa causa fundamental.

Llinas, también es portadora de un pañuelo verde, como defensora pública del aborto legal en Argentina.

Varios años atrás, admite que no se lo planteaba, salvo en algún momento que se lo llegó a cuestionar donde  se daba «la posibilidad de pensar que no estaba a favor».

Pero la actriz comenzó a meditar sobre el asunto en serio hasta que se hizo defensora del movimiento.

«Llegué a la conclusión de que la legalización del aborto sería el mal menos peor, que las vidas que se pueden perder prohibiendo el aborto son vidas q ya están desarrolladas, que tienen lazos afectivos, que muchas veces dejan a la deriva a una familia y que obviamente uno quisiera que ninguna vida se perdiera, pero eso es imposible y no es culpable nadie», desarrolla.

 

SUS ÉXITOS MÁS RECIENTES: LA ODISEA DE LOS GILES Y LA REPETICIÓN DE EDUCANDO A NINA

Llinas formó parte del elenco de la multipremiada película La Odisea de los Giles, basada en una novela de Eduardo Sacheri, quien también escribió el guion.

En el filme, interpreta a la esposa de Ricardo Darín.

La actriz define el rodaje como «Muy interesante y una linda experiencia».

Ella ya había conocido a Darín  en una obra de teatro producida por el actor y tuvieron «muy buena onda».

Pasado el tiempo, se lo encontró en un cumpleaños y el actor le dijo que tenían un proyecto en el que figuraba su nombre, hasta que recibió la llamada oficial.

Verónica, afirma que cuando leyó el guion intuyó que la película iba a ser muy taquillera porque «tenía todos los ingredientes».

«El público elige algunas cosas porque también los representan en algo que tenía necesidad de especial. La película se repite en las crisis q vuelven y vuelven de las que nunca podemos salir los argentinos, hay algo muy quebrado, muy enfermo, nos hace estar como una rueda girando en falso en la misma huella, hay algo q tiene mas q ver con el humano, con los valores», define.

La Odisea de los Giles fue propuesta para ser nominada a los Óscar como Mejor Película Extranjera y obtuvo el premio Goya(España) a la Mejor Película Latinoamericana.

Llinas, también tuvo otro reciente éxito con la repetición de la telecomedia argentina Educando a Nina.

La serie se había estrenado en 2016 en Telefe, ganó varios premios , y, Chile y México hicieron otras versiones.

Recientemente el canal repitió un episodio y debido a su éxito la volvió a incorporar a comedia en el horario central, obteniendo un excelente rating.

LA CUARENTENA DE VERÓNICA

La actriz es muy activa en sus redes sociales, donde sube videos humorísticos en los que interpreta distintos papeles, reflejando la actualidad.

Cuando el presidente de Argentina, Alberto Fernández, decretó el 20 de marzo el aislamiento preventivo obligatorio, Llinas aprovechó para subir un video donde daba vida a Inés, el personaje que interpretó en la serie de 2014, Viudas e hijos del rock and roll.

En el clip, se la veía cómo luchaba con su empleada para que no la dejase sola durante el aislamiento.

La artista confiesa que los videos le hacen sentir bien a ella misma por añadirle comicidad a la situación y por provocar las risas de muchas personas en este periodo de incertidumbre.

«Hacer videos tiene la característica de hacer que uno esté comunicado, que uno se sienta menos solo, que uno sienta que le da alegría a alguien», comenta.

Asimismo, sostiene que cuando «las cosas van para atrás es cuanta más fuerza tiene que tener uno para ir adelante».

«No siempre la tengo, hay veces que cuesta, pero ahí estoy, en la lucha», menciona.

PROYECTOS ACTUALES

Llinas revela que hay proyectos pensados a futuro, que no puede decir debido a la incertidumbre.

El objetivo laboral «un poco más estable» es retomar en provincias la comedia teatral de Carcajada Salvajes, que protagoniza junto a  Darío Barassi, cuando se flexibilice un poco la cuarentena.

«La idea es hacer una gira los meses septiembre y octubre si la cuarentena lo permite», glosa.

TEATRO O CINE. 

El preguntarle a a una actriz o actor si prefiere el cine o el teatro, puede ser similar al acto de cuando le cuestionan a los niños pequeños a quién quieren más, si a mamá o a papá.

Verónica, dice que todo varía «según en el momento en el que esté».

«Si me lo hubieses preguntado mientras rodaba La mujer de los perros te habría dicho cine», sostiene.

Llinas califica el teatro como algo»precioso pero muy exigente» al que profesa un  «amor incondicional» y siempre volverá.

No te pierdas el video en

Tags

Lo Último


Te recomendamos