Taylor Swift y Arianna Grande hacen donaciones a fans desempleados

Taylor Swift y Arianna Grande ubican a los fanáticos más necesitados de ayuda económica en sus redes sociales y luego les dan aportes

Taylor Swift y Arianna Grande han entendido que los afectados por el coronavirus no son solo los enfermos y familiares. Son también muchos desempleados y, al tratarse de sus fanáticos, ellas han dado donaciones sin hacerlo público.

Son reinas juveniles del pop estadounidenses que amasan grandes fortunas y eso les ha permitido dar importantes apoyos económicos a organizaciones de ayuda a los afectados por el coronavirus que ellas han hecho públicas.

Pero aparte, a decir de la revista Elle las dos cantantes hacen donaciones más pequeñas directamente a los fanáticos que luchan financieramente, ya que la pandemia de coronavirus les ha causado a ellos y a muchos otros perder el trabajo.

 

Taylor Swift y Arianna Grande Taylor Swift y Arianna Grande aseguran ser amigas. - Pinterest

 

Contactados por las redes sociales

Los restaurantes, salas de espectáculos, gimnasios y tiendas minoristas en todo el país se han cerrado debido a la medida de distanciamiento social, para evitar la propagación de covid-19.

Fuentes  allegadas a ambas artistas dijeron a TMZ que durante los últimos días, Grande "se ha estado comunicando regularmente con sus fanáticos en las redes sociales".

"Muchos fans han contado sus luchas financieras, como no poder pagar las próximas facturas, porque han perdido sus trabajos en la industria minorista o de servicios", dijo la fuente.

El medio de comunicación escribió que "al menos en 10 casos, quizás más, Ariana se había conectado con los fanáticos que habían perdido sus trabajos y les había enviado una donación en efectivo a través de Venmo".

Aportes siginificativos

Esas donaciones han oscilado entre $ 500 y $ 1,500.

Swift tampoco ha dicho nada públicamente sobre sus donaciones, pero los fanáticos a los que ayudó revelaron emocionados en las redes sociales que la rubia se comunicó con ellos después de ver sus sus dificultades.

La cantautora nacida en Pensilvania,  ha dado a varios fanáticos $ 3,000 cada uno para ayudarlos a pagar el alquiler y pagar otras facturas.