Bombshell: Cuando el acoso está ligado al abuso del poder

El fin de semana se estrenó en Ecuador esta película que en nuestro país se llama El Escándalo. Nueva Mujer y Cinemark organizaron un foro para debatir con nuestros lectores esta interesante historia que muestra el acoso sexual dentro del mundo laboral.

Callar y ocultar lo que sabemos y lo que hemos vivido en carne propia, y más aún cuando nos ha causado un daño psicológico y físico, es aterrador.

Esto es un común denominador de la película El Escándalo, titulada originalmente Bombshell, una versión cinematográfica de un gran caso mediático, protagonizada por Nicole Kidman, Charlize Theron y Margot Robbie.

El filme muestra una mirada reveladora dentro del más poderoso y controversial imperio de los medios de todos los tiempos, Fox News, y la explosiva historia de las mujeres que derribaron a los infames hombres que lo crearon. La película es dirigida por el ganador del Premio Emmy, Jay Roach, y escrita por el ganador del Premio de la Academia, Charles Randolph.
Analizamos la cinta que aborda el capítulo bochornoso de Roger Ailes, cofundador de la cadena de noticias Fox News, quien fue denunciado por más de 20 periodistas y presentadoras de la cadena por acoso sexual dentro de las oficinas.

Esto desató una situación mediática por la que en 2016 fue retirado de su cargo y un año más tarde murió. Ailes era un hombre querido por su generosidad, pero que también instaló cámaras de circuito cerrado para espiar a sus empleados.

bombshell

Era conocido por dar una oportunidad al talento no descubierto, pero también por controlar el largo de sus faldas.

Algunos lo veneraron como un estratega brillante y otros lo criticaron por convertir las noticias de la televisión en salas de discusión partidistas. Si te enfrentabas a él, podía ser el enemigo más despiadado. Por otro lado, si le gustabas mucho, podía ser igualmente peligroso.

Nicole Kidman es parte de este exitoso film y encarna a la exMiss Mundo y conductora estrella Gretchen Carlson, precursora del movimiento #MeToo educada en Stanford y Oxford que se animó a denunciar y demandar a Ailes.

Esa acción abrió las puertas a una catarata de denuncias de varias mujeres que lo acusaron de toqueteos y comentarios indebidos e intentaron exponer lo que consideraban como una cultura misógina en la cadena.

bombshell

Por su parte, Charlize Theron interpreta a la periodista Megyn Kelly, que saltó a la fama al enfrentarse a Donald Trump en la campaña presidencial de 2016, denunció abusos de Ailes y luego se fue al programa del canal rival NBC.

Margot Robbie muestra una de las escenas más relevantes al ser una víctima directa de Ailes cuando le ofreció un mejor cargo a cambio de sexo bajo el discurso de “lealtad” con el gran jefe.

“Creo que ninguna película me sacó tantas lágrimas de impotencia y desilusión”, señala la sexóloga July Ruiz. Ella aborda el film como la trama de una verdad silenciosa. ¿Cuántas veces renunciamos a un empleo que nos hace felices por lucha de poderes, por jefes abusivos, por jefes que te ven como una amenaza?, cuestiona la especialista.

“Cuántas veces nos debemos quedar calladas y ‘llevar la fiesta en paz’ para evitar problemas. No me alcanzaría un post para contar las veces que lo tuve que vivir, la incomodidad, la decepción, la poca ayuda de quienes lideraban las empresa, las veces que dejé que otro tomara mis ideas como suyas, quedarte callada a una insinuación sexual o una broma sexual y al mismo acoso sexual.

Triste realidad que muchas hemos vivido. Rescato de este tema que si vemos a otra mujer o a un hombre (porque ellos también lo viven), no juzgar, acompañar, ser empático, tener compasión… Sueño con un mundo sin violencia”, enfatiza July.

bombshell

Su colega y sexóloga del hospital Vozandes, Mónica Ortiz, dice que el que una persona luzca física o sexualmente atractiva, no le otorga el derecho a otra persona a tener un acercamiento físico o sexual no consentido y, por lo tanto, inapropiado.

Esto a propósito de que juzgan a las mujeres por vestirse provocativas y que son el “nido de la tentación”. “Aunque suene anacrónico e injusto, la mayoría de personas hacen juicios rápidos y equivocados de otras personas. Ningún ser humano debe ser sujeto a acoso en cualquier contexto en donde se desenvuelva e independientemente de su vestimenta”, afirma.

Ella acota que a pesar de que las mujeres están en mayor riesgo de sufrir acoso sexual, éste puede perjudicar a personas de ambos sexos y llevarse acabo en cualquier lugar o condición en donde haya una implicación jerárquica y la persona que esté haciendo el avance sexual inapropiado es la de posición superior, por ejemplo, puede producirse en un ambiente laboral (jefes y empleados), educativo (profesores y alumnos), eclesial (líderes religiosos y feligreses), entre otros.

El acoso sexual es una de las problemáticas más silenciosas e invisibles que vivimos en la sociedad, la práctica de este comportamiento está tan arraigada que muchos lo consideran normal o simplemente se resignan a que esta conducta siga perpetúandose. Sin embargo, en los últimos años hemos visto un cambio significativo en el reconocimiento de este problema.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) realizó un estudio en Centroamérica en donde se demostró que el acoso sexual está íntimamente ligado con el abuso del poder y con frecuencia se lleva a cabo en sociedades que tratan a las mujeres como objetos sexuales y ciudadanos de segunda clase.

bombshell

Por lo tanto, debido a que el acoso sexual tiene una estrecha relación con el abuso de poder y la cosificación del ser humano, necesitamos concientizar a la sociedad que todos los seres humanos sin discriminación de sexo, edad, etnia, creencia religiosa, política, condición social o económica, somos sujetos de derechos y por lo tanto, debemos recibir un trato humanitario, respetuoso e igualitario en todo momento y en cualquier lugar en donde nos desenvolvamos.

La socióloga Silvia Vega coincide con que esto es un secreto a voces. La lectura de la doctora en Ciencias Sociales, profesora de la Universidad Central del Ecuador y activista del movimiento de mujeres, reafirma las circunstancias del abuso de poder en instituciones públicas y privadas. “No se puede categorizar que solo pase en ciertas empresas, a esto nos exponemos todos”, manifiesta.

¿Pero cómo reconocer a un potencial acosador? Según el psicólogo clínico David Sucre, desde finales de los 90 se investiga de manera minuciosa el perfil de los acosadores. “Hay que decir que el acoso es maltrato y este se intensifica partiendo desde la intimidación, luego con palabras que desprestigian al trabajador hasta desembocar en la parte física a través del acoso sexual”, explica.

Sucre recalca que estas personas tienen muy baja autoestima y lo enmascaran con superioridad, control y poder.

“Proyecta esa imagen para que las personas le tengan miedo, respeto y lealtad. Aparte es muy mentiroso y seductor. Con estas características busca a sus víctimas y va palpando terreno hasta que caigan”, detalla el psicólogo.

En el caso de quien ha sido afectado por un caso de acoso sexual, se verá empañada su esfera psicológica, y su cotidianidad. "Esto se reflejará en angustia, insomnio, baja autoestima. De hecho se siente culpable por la situación que vive y experimentará desesperación, tristeza, falta de comunicación y también bajará su rendimiento en la oficina así como en su vida sexual con su pareja", argumenta el especialista.

Además es importante saber que la relación acosador – acosado está matizado por algo que en psicología se conoce como cresmología. "Esto es la capacidad que tenemos para intuir que algo malo nos va a pasar. Cuando una persona es víctima de acoso o de robo significa que su habilidad cresmológica la tiene muy baja. Al ser una habilidad puede ser entrenable y concientizable porque todos podemos estar alerta en nuestra vida diaria de que hay cosas malas que nos pueden pasar o hacernos daño.

Mientras menos experiencia de vida tenemos pues más baja será esta capacidad cresmológica. Incluso a veces cae en un papel de inocente ante un plan premeditado", explica David.

bombshell

Si eres víctima de acoso sexual o sabes de alguien que está pasando por esta situación, hay que denunciarlo sin pensar dos veces, menciona la abogada experta en Derechos Humanos, Dolores Vintimilla.

“No te calles, solo así lograremos frenar todo el plan de los acosadores que -por cierto- no involucra a una sola mujer. No importa si es tu jefe.

Luego de un soporte legal estarás resguardada con medidas, como alejamiento total. Hacernos esclavos de estas verdades perjudicarán a otras mujeres. Piensa en tus hijas y en las futuras generaciones, culmina.

bombshell

Acerca de nuestros panelistas:

David Sucre, psicólogo clínico

David Sucre

@davidsucrev en ING
@davidsucre en Twitter
[email protected]
+593987354952

Dolores Vintimilla, abogada experta en Derechos Humanos

Facebook: Dolores Vintimilla Espinoza
Twitter @doloresvm2015
Quito: 12 de Octubre y cordero edificio World Trade Center torre A, oficina 305
Email: [email protected]ail.com

 

Mónica Ortiz, sexóloga del Hospital Vozandes

Vozandes
Vozandes