Novia de "Contra viento y marea" necesita trasplante de órgano pero fue sacada de la lista de espera

Karla, protagonista del cuarto capítulo de esta temporada, tiene hepatitis autoinmune

La tercera temporada de Contra viento y marea ha contado emotivas historias de parejas que, a pesar de las dificultades, desean casarse. El cuarto capítulo de este ciclo abordó la historia de amor de Karla y Luis, una pareja que llevaba tres años juntos y que decidió contraer matrimonio luego de que a la novia le revelaran su complejo estado de salud.

Karla tiene una enfermedad en el sistema inmunológico, una hepatitis autoinmune. A los 21 años se trasplantó por primera vez. Tenía una vida saludable, incluso podía realizar actividad física. El 2016 la pareja se puso en "campaña" para ser padres. La novia, al hacerse exámenes, le detectaron un problema pulmonar. En esa instancia, le dijeron que necesitaba un nuevo hígado. Se convirtió en una persona oxígeno dependiente. Debe estar las 24 horas del día conectada a un tanque y su vida depende del trasplante.

Ayer, el programa mostró el presente de los protagonistas de esta temporada. "Estoy positiva, estoy tranquila, a la espera de muchas cosas. Pero bien", dijo Karla. En la instancia, hablaron de la importancia de la donación de órganos y lo difícil que es el procedimiento en el país. "Hay tanta gente, Pancho, que está esperando un trasplante como yo, y que lo está pasando igual e incluso peor", sostuvo ella.

Contra viento y marea

En la conversación, Karla dijo que la habían sacado de la lista de espera. "Me dijeron 'lo que pasa es que no tienes el banco de sangre cubierto. Necesitas la mitad de dadores de sangre y la otra mitad cuando te trasplantes", relató.

Para poder estar en la lista, necesitaba cierta cantidad de donadores de sangre. Como no tenía la totalidad, la desactivaron. "Te juro que para mí fue lo más terrible porque dije 'aquí retrocedí'. Todo lo que he avazado, todo lo que he luchado. Tú eres testigo de cómo yo he batallado, me he puesto la camiseta con campañas. Hay muchas cosas que quiero hacer, no sólo por mí, para otras personas. Y me llaman diciéndome que me desactivan. Ni siquiera me dicen 'ya, te vamos a dar un plazo 'x' para que puedas completa tu tema. Nada", dice.

En cuanto a su estado actual, la recién casada dijo que, si no hay trasplante, su salud se podría deteriorar. "Estoy haciendo rechazo en la parte hepática. Si no llega el donante, el rechazo va a ir en aumento y ahí después ya… Como vamos, puedo esperar un año", señala.

Por otro lado, sostuvo que sigue teniendo dificultades con la familia de su esposo. "Yo no tengo contacto ni relación con la familia materna de Luis", señaló. Además, mencionó que, desde que se casó, no ha tenido comunicación con ellos. Su marido, por trabajo, está lejos de su casa. Se ven sólo seis veces al mes.

Te recomendamos: