Así fue en picada la historia de amor de Jennifer Aniston y Brad Pitt

Una de las parejas más queridas de Hollywood

Su historia de amor se parece a una de tantas  películas de Hollywood: la chica buena que consigue a su príncipe rebelde. Todos apostaban por la relación Jennifer Aniston y Brad Pitt, cuyo final terminó marcado por la traición y el dolor.

Primera cita

Cuando Brad Pitt encarnó a un hater de Jenifer Aniston en Friends, en 1994, los rumores de su romance crecían. Pero ambos tenían pareja: Jen salía con Tate Donovan y Brad con Gwyneth Paltrow. Fue cuatro años después que formalizaron su relación, que tendría como padrinos a sus representantes.

Según la revista InStyle, fueron sus managers quienes arreglaron su primera cita y Aniston confesó que supo desde entonces que era el hombre de su vida.

Boda y mechas

Apenas cinco meses después de su primera cita, Jennifer Aniston y Brad Pitt se comprometieron. Se casaron dos años después, en julio del 2000, durante una ceremonia privada en Malibú. Entonces, la revista People publicó que ambos se hicieron mechas rubias a juego para lucirlas ese día.

Amor y diversión

Todo era diversión y alegría para la pareja más querida de Hollywood. Él triunfaba en la gran pantalla y ella era Rachel, la novia de América. Su relación era más estable que nunca. Jennifer aseguró, en 2005, que Brad era “lo más divertido que me ha pasado nunca”.

Traición y dolor

Pero fue ese mismo año cuando todo terminó. Jennifer Aniston solicitó el divorcio el 25 de marzo de 2005 y el proceso finalizó el 2 de octubre de 2005.

“Nos pusieron en un pedestal pero éramos una pareja normal. Pensábamos diferente y no puedes forzar una relación, ni siquiera cuando la gente la tiene idealizada”, dijo Jen a Vanity Fair.

Sin embargo, todos culparon a Angelina Jolie. Brad y Jolie se conocieron grabando Señor y Señora Smith y su conexión fue inmediata. Pitt adoptó Maddox y a Zahara en 2006.

Ese mismo año tuvieron a Shiloh; en 2007 adoptaron a Pax y al año siguiente nacieron los gemelos Knox y Vivienne. Se casaron en 2014, pero el matrimonio solo duró dos años. En 2016 comenzó su divorcio, que se convirtió en una batalla legal.

Perdón

Jen se volvió a casar en 2012 con su novio Justin Threoux, pero después de dos años y medio su segundo matrimonio tuvo el mismo final. Desde la serenidad que otorga el tiempo, Aniston dijo que se sentía afortunada de haberse casado con Pitt.

“No sabría lo que sé ahora si no me hubiese casado con Brad. Le quiero. Le querré el resto de mi vida. Es un hombre fantástico. No me arrepiento de nada. Pasamos siete años muy intensos juntos y aprendimos muchas cosas el uno del otro. Fue una bonita y complicada relación. Lo que me pareció triste fue la forma en que se redujo a un cliché de Hollywood”, confesó a Vainty Fair.

 

Te recomendamos en video