Myriam Hernández y su desconocida amistad con Luis Miguel: “Fue lo más amoroso que hay”

La intérprete compartió con el cantante mexicano cuando pasaba por un difícil momento

Myriam Hernández visitó el estudio de Viva la Pipol en el marco de su gira "Soy mujer". Junto al panel del programa, comentó el desgaste que significa para ella un tour musical, sobre todo antes, cuando sus hijos eran más pequeños.

En ese entonces, "yo no quería dejarlos (a sus hijos) solos por mucho tiempo y por eso nos fuimos a vivir a Miami, justamente, para que ellos pudieran viajar con nosotros. Estábamos a dos o tres horas de distancia. Ahora es mucho más fácil", sostiene la intérprete en el programa de CHV.

La periodista Paulina Rojas le consultó sobre un difícil episodio que vivió cuando era más joven, relacionado a las giras que realizaba. "Lo que yo tuve fue un estrés tremendo en el año 91 porque estaba en promoción. Era chica, en los 21 ó 22 años de antes… Me estresé demasiado. Me vino como crisis de pánico. Fue horrible. Ahí sí que estuve mal", confiesa la jurado de Yo soy.

Revelan nuevos detalles de la separación de Pamela Díaz

Cercanos a la animadora hablaron sobre el tema

En ese instante, Hernández reveló un desconocido encuentro con el "sol" de México. "Ahí fue cuando nos hicimos súper amigos con Luis Miguel. Él fue lo más amoroso que hay. Me apoyó, me mandó flores, salimos un día a comer, me contó su historia. Él también había vivido lo mismo, por eso empatizó tanto conmigo. Yo recién estaba yendo a firmar con Warner Music y él era artista Warner. Tengo una mirada hacia él muy linda", relata.

En ese tiempo, Myriam estuvo 15 días internada. "Entonces, mi mamá me sacó de la clínica porque dijo 'me la están llenando de pastillas' y bajo su responsabilidad me sacó. Casi nos veníamos a Chile y pasa esto de que él (Luis Miguel) va y me invita a comer", señala

Sin embargo, la amistad no se mantuvo hasta el día de hoy. "Me mandó flores a Chile hasta que nació Myrita (hija de la cantante)". De todas maneras, una vez que Luis Miguel vino a Chile, lo recibió en la oficina que tenía con su marido.

Te recomendamos: