Mon Laferte: “He aprendido a no entramparme en el concepto de éxito”

Re-entender el éxito, reconocer el cansancio, aprender a dormir. La responsable de Norma está en una vereda brillante en la que se permite pensar en la maternidad, valorar a sus amigas y aplaudir las redes de mujeres en la música.

 

De esa joven colorina que cantaba canciones ajenas, poco queda. El tiempo no ha pasado en vano en la historia de Mon Laferte, la única chilena capaz de decir que grabó en Capitol Records junto a Omar Rodríguez-López de The Mars Volta, cantó un villancico con Gwen Stefani, llegó al Madison Square Garden junto a Juanes, y es la latina mejor posicionada en el cartel de la pasada edición de Coachella.

No ha sido fácil, eso sí. Monserrat Bustamante, como gran parte de Chile la recuerda, no ha dado el brazo a torcer en el desafío que significa atreverse a ser artista en un país como éste, más aún siendo mujer. La vida la llevó a México, pueblo en el que supo de cáncer, amores y covers en bares.

Ya es una adulta. Esa chica de 24 años que llegó a Ciudad de México a probar suerte, hoy luce el ímpetu de haber sobrevivido en más de alguna ocasión. Sus manos se mueven con la candidez de venir de regiones más coloridas que este pedazo en el fin del mundo, y las pausas de su conversar la posicionan como una mujer que piensa lo que hace y hace lo que piensa.

Con cinco discos de estudio en la cartera, Mon Laferte se desmarca del exitismo y aprende a digerir esta carrera que no para de ebullir. Su cara ya muestra facciones marcadas, su pelo deja en evidencia canas. La vida ha pasado por encima de su existencia, y es esa experiencia la que ha logrado plasmar en su arte: canciones genuinas que logran conmover hasta los huesos, como si se tratara de nuestra propia historia.

Y es que un poco lo es. Bustamante ha logrado radiografiar nuestra idiosincrasia sin siquiera proponérselo. Nos hizo saber de burlas contra menores fanáticas que la lloraron en Viña del Mar; nos obligó a tragar palabras en un país chaquetero; y demostró que hay cosas que ni un programa de televisión, ni una pareja, ni una enfermedad te pueden arrebatar: la pasión y el talento.

Ahora vuelve flamante, de rojo y tatuajes, a conquistar con esa voz que todos llevamos en el inconsciente. La Gira de Norma recorrerá Concepción, Temuco, Iquique, Antofagasta y Santiago durante septiembre, pero, antes de eso, conversamos sobre las idas y vueltas que ha tenido la carrera más pulcra y brillante del bolero nacional reciente.

mon laferte

Con tantas flores y logros encima, ¿te quedan sueños pendientes en la música?

Un montón. El sueño siempre será colaborar con Paul McCartney, algo totalmente épico. Me gustaría tocar en Glastonbury. Quiero explorar nuevos sonidos para mí, también. Hice un álbum muy orgánico, grabado en una toma, y ahora tengo ganas de encontrar otra sonoridad. Me gusta que cada disco marque el momento que vivo.

¿Qué ritmos nuevos podemos esperar de esta etapa?

Ya estamos trabajando en material nuevo, canción por canción. Ya salió el primer adelanto, Chilango Blues, y las que vienen siguen en esa línea. Estoy trabajando un blues muy clásico, con más guitarra, usando sintetizador, jugando un rato, saliendo de lo que estaba haciendo. La Trenza fue mucho más folclórico, Norma es caribeño y bailable, y ahora voy hacia el origen: el blues, la guitarra eléctrica.

La música es, seguramente, la fuga más grande para tu creatividad, pero hemos visto que subes tus pinturas a las redes sociales. ¿Cómo nació este pasatiempo?

Siempre he pintado, desde hace años, desde antes de mudarme a México, de hecho. Es un hobby. Las regalo, no es un negocio ni nada. No quiero vender cuadros, porque amo mi trabajo como música, pero se ha convertido en un gran pasatiempo para poder distraerme, olvidarme y estar metida en los colores.

¿Tienes otras técnicas para no colapsar?

Como todo el mundo, tengo mis días. A veces siento que tengo que hacer cosas o subir todo a las redes porque es parte de, pero la mayor parte del tiempo aprovecho la creatividad para estar en el estudio, hacer manualidades. He aprendido a no entramparme en el concepto de éxito.

¿Qué vendría siendo el éxito para ti?

Depende de cómo lo veas. Me siento súper exitosa ahora, contenta, hago lo que me gusta, canto mis canciones, tengo libertad artística, tengo mi familia, mis amigos. Siento que eso es el éxito, pero hay otras personas que creen que el éxito es otra cosa, los números, los seguidores. Yo no quiero eso. No me interesa ser la chilena con más reproducciones. Para mí eso es efímero, un espejismo del black mirror en el que estamos viviendo. Para mí, el éxito no es sinónimo de estatus social. Tengo días, no te miento. No es que no caiga. Soy una mortal que, a veces, cree que tiene que impresionar al mundo, pero la mayoría del tiempo me enfoco en mi música.

Volviendo a los trucos para el autocuidado, ¿tienes más rutinas o rituales para andar bien?

En YouTube pongo “meditación para dormir” y me funciona perfecto. Son indicaciones que invitan a relajarse, a respirar, y a los diez minutos ya estoy durmiendo. Me sirve para esos días en los que tengo la cabeza llena de cosas y mi cerebro queda hiperactivo. Hay días que descanso más que otros, el ritmo es por temporadas, pero, a pesar del ritmo de vida que llevo, he aprendido a parar. Si estoy agotada y necesito una semana, lo hago. Me he visto bien mal y cansada y aprendí a tomarme el tiempo, a entender y comunicar cuando necesito un break. Antes no le quería fallar a nadie, las quería hacer todas, pero me estaba dañando y no estaba disfrutando. Eso sí, me queda harta pila, a veces soy yo la que dice “ya, vamos a tocar acá o aprovechemos de sumar esto”. Sólo pongo ojo en mi salud.

Hablas de tus amigos, pero me gustaría preguntarte por tus amigas. Muchas de ellas creando redes en la música…

Siento que históricamente nos acostumbramos a que la música es hecha por hombres y las mujeres somos casos particulares. De cabra chica, tocando guitarra, siempre fui cuestionada. “¿Por qué tocas guitarra si eres niña? No te corresponde, las mujeres no tocan guitarra”, y así, siempre fui el bicho raro metida entre hombres, porque es la sociedad la que se encarga de hacerte sentir que no estás ubicada, que no es tu papel o tu lugar. Siempre me sentí insegura, porque tenía que probar si lo hacía bien o mal. Por eso las mujeres somos tan inseguras en la música. Ahí entra la importancia de las amigas, como Felicia Morales, una de las primeras que tocó conmigo cuando yo no tenía mucha plata y ella sólo se sumó y fuimos construyendo esta amistad, entre inseguridades y contenciones. Son muy importantes las amigas, sobre todo cuando logran entender lo que tuviste que vivir para llegar hasta el punto en el que estás.

mon laferte

Dicen por ahí que las madres son excelentes amigas, también. ¿Has pensado en la maternidad?

Siempre dije que “no” y ahora es un “a lo mejor”. Si pasa, bien, pero no creo que deba ser un propósito de la vida de las mujeres.

¿Te daría miedo por tu carrera?

Nunca he sentido que ser mamá cortaría mi carrera. De pronto pienso “bueno, si me embarazo, me voy con el cabro chico al hombro”. Una vez hablaba con Ana Tijoux y me decía que a los dos meses partió de gira con la guagua. Mariel Mariel anda arriba de los escenarios con su guata enorme. Siento que no tiene relación. Creer que tu vida se pausa por un hijo es un concepto del pasado. Además, si tienes guagua y estás en pareja, el cuidado no es necesariamente responsabilidad única de la mamá.

Si tuvieses que darle un consejo a la Monserrat del pasado o a las chicas que quieren aventurarse en la música, ¿qué les dirías?

Primero: olvídate del espejismo del éxito de ser famosa y tener fans. Jamás hay que quedarse con eso. La gente necesita artistas, de todo tipo, de escenarios más grandes y otros más íntimos, y todos son valiosos. Qué bueno que cada vez hay más mujeres expresándose, en todos los géneros y ritmos, con guata, sin guata, con sus discursos variados, eso me gusta. Aunque tengamos diferencias, las mujeres nos ponemos de acuerdo. Pueden estar las feministas radicales, las que quieren pelos en la axila y las que no, pero al final tenemos un amor de hermandad, de saber lo que te ha pasado y lo que te puede pasar. Cosa que no pasa en los hombres, porque cuando ellos tienen desacuerdos, pasan cosas brutales, como las guerras.

¿Qué opinas del estado del feminismo?

Respeto a todas las feministas, no me importa mucho su bajada, pero para mí el futuro es sin género. A mí no me gustan tanto los festivales sólo de mujeres, porque en los festivales convencionales seguimos sin aparecer. Fui a la marcha en México y era separatista. Lo entiendo, porque los hombres ya tuvieron muchos años para expresarse y manifestarse, sin embargo, vi cómo les gritaban a unos abuelitos para que se fueran y eso es precisamente lo que nos han hecho a lo largo de la historia: hacernos a un lado, separarnos. Entiendo que hay rabia y no la voy a cuestionar, pero soy del pensamiento de avanzar sin repetir lo que nos han hecho.

¿Te sientes profeta en tu tierra?

Sí, me siento profeta ya. Hace rato. Desde que empecé a venir a tocar mis canciones, cuando no tenía apoyo de prensa ni mediático, daba conciertos con la SCD llena, con público fiel que se sabía las canciones. Siempre hubo gente, nunca pensé “oh, nadie me quiere en Chile”.

Te recomendamos en video