Así fue como la reina Isabel separó a Camilla Parker del príncipe Carlos

Camilla vivió muchos desprecios por parte de la monarca

Vivir un amorío con el príncipe Carlos cuando estaba casado con Lady Di le costó muy caro a Camilla Parker, quien vivió las peores humillaciones por parte de la reina Isabel II.

Y es que la monarca no aceptaba la idea que su hijo tuviera una relación con la mujer que se encargó de romper su matrimonio.

La reina nunca quiso aceptar a Camilla como miembro de la familia real, según narró el periodista británico Tom Bower en su libro Rebel Prince: The Power and de Passion and Defiance of Prince Charles.

Cuando el príncipe Carlos le pidió a su madre que aceptara a Camilla, tras la muerte de Lady Di, la reina le dijo que no.

“Para sorpresa de Carlos, respondió que no le perdonaría su adulterio, y no perdonaría a Camilla por no dejar en paz a Carlos y no permitirle recuperar su matrimonio”, según relata Bower.

La monarca nunca la quiso, pues no consideraba a Camilla suficiente para su hijo, a diferencia de Lady Di, quien era más aceptable para ella.

La reina Isabel incluso llamó a Camilla “esa bruja”, y le dijo al príncipe Carlos que no quería tener nada que ver con ella, haciéndolo llorar.

Sin embargo, tras la muerte de la Reina Madre, en 2002, la reina Isabel cambió su opinión y aceptó que su hijo se casara con Camilla en 2005, pero sin casarse por la Iglesia, pues tuvieron que conformarse con una simple ceremonia en el Ayuntamiento de Windsor.

Esto no significó la felicidad para Camilla, ya que siempre recibió los desprecios de la reina, quien además le dijo que quedaba muy poco oro galés para hacer su anillo de bodas.

Te recomendamos en video