Nicole celebra 30 años de carrera: “La experiencia me ha dado calma”

Pasión, disciplina y talento definen la carrera de una de las pioneras del pop rock en Chile. Como una forma de celebrar 30 años de trayectoria musical, estrenó su propio documental y realizará una gira por todo el país, que finalizará con un gran concierto en Santiago.

Cuando tenía 12 años se abrió un nuevo mundo para Denisse Laval (42), más conocida como Nicole. Aunque en ese momento no lo sabía, nada la detendría para conquistar su sueño de dedicarse a la música. Como una atracción magnética, desde su infancia le atrajeron los escenarios, y ese deseo la llevó a participar en el Clan Infantil de Sábado Gigante, y su dulce registro vocal cobró más fuerza.

Tal vez me estoy enamorando (1989) se transformó en su primer álbum; más tarde vino Esperando nada (1994), grabado en España bajo la firma BMG; Sueños en tránsito (1997), producido por Gustavo Cerati; Viaje infinito (2002), que produjo con Maverick, la compañía discografía de Madonna, en Estados Unidos; Apt. (2006) y, hace seis años, Panal.

Hace unos días, junto a sus hijos León (11),  Celeste (6) y su marido, Sergio Lagos, y acompañada por músicos y técnicos de su equipo, estrenó Panal vivo – La historia detrás de un disco, un documental que recopila sus 30 años de trayectoria y que dedica a su madre quien falleció en 2012. Para este aniversario, Nicole también lanzó Vol. 1 y Vol. 2, dos discos que reúnen 30 canciones que rememoran su carrera. “No tengo diario de vida y nunca lo tuve, pero tengo mis discos y cuentan cómo vivía las cosas, cómo las sentía y cómo las veía en distintos momentos”, dice.

Exploradora de sonidos, letras y texturas musicales, su voz, guitarra y la fuerza de su carisma como frontwoman habitan en el inconsciente colectivo nacional. Durante estos meses, prepara un nuevo material, planifica una gira por Chile y un concierto de cierre en diciembre en el Teatro Caupolicán.

¿Por qué tomaste la decisión de hacer un documental?

Hace seis años que falleció mi mamá y ella siempre registraba programas, conciertos, y me dejó una caja con muchos VHS y un mini DVD con videos que comencé a digitalizar hace dos años, entonces se me ocurrió que podía usarlos. El disco Panal y el documental Panal Vivo están dedicados a ella, porque su partida me removió. Además, justo en ese momento estaba embarazada de mi segunda hija. Este tiempo ha sido para recordar situaciones, momentos, viajes…

¿Por qué Panal?

No es por ser cliché, pero este disco me salvó, fue como un salvavidas, me ayudó mucho. Escribía y analizaba lo que escribía y sentía que iba calmándome con mis propias letras. La grabación de ese disco fue súper importante, me faltaba terminar algunas canciones y yo quería sanar a mi mamá. Aunque fue duro ir desde la clínica al estudio de grabación, igual lo saqué. Esta recopilación coincidió con la celebración de estos 30 años, pero desde antes con mi equipo queríamos mostrar videos en vivo de los conciertos y pensamos que el documental sería una buena opción para compartir la experiencia.

Tu mamá fue un gran apoyo desde niña. ¿Qué importancia tiene en tu carrera la unión familiar?

Mis papás siempre me apoyaron, a pesar de no tener nada que ver con este ambiente, y creyeron en mí. Soy consciente y agradecida de tener la música y esta oportunidad. Mi mamá, en su momento, incluso renunció a su pega en una notaría y era un ingreso importante para la familia, pero quería ir conmigo a todos lados. Anduvimos mucho en tren, después en bus y nos creíamos la muerte cuando viajábamos en avión (ríe).

Nicole

En el documental hablas de la importancia de la energía femenina en tu vida. ¿Lo sentiste así durante la grabación del disco?

Sí, fue heavy porque Celeste es muy power. La sentía dentro mío, se movía mucho, como que su energía me despertaba. Parecía que me decía “mamá, aquí estoy, vamos”. Ahora tú la ves y es súper viva, optimista. Se parece mucho físicamente a mí cuando chica, también tiene cosas de su papá, pero se ríe igual que mi mamá. Todos los que conocieron a mi mamá reconocían su carcajada, era algo muy característico de ella y en el documental hay imágenes de ella riéndose.

¿Ha sido difícil mantener una carrera por 30 años? ¿Qué esfuerzos tuviste que hacer?

En Chile, si eres mujer u hombre, tienes que esforzarte mucho si quieres dedicarte a la música. Estamos alejados en geografía y, aunque las distancias disminuyen con la instantaneidad de las comunicaciones, a los chilenos les cuesta apoyar y reconocer a los talentos nacionales. De niña siempre sentí que tenía que demostrar una y otra vez que merecía el espacio que me estaban dando en un mundo de adultos. Siempre me pareció que tenía que demostrar que la música era mi prioridad, que era afinada, que quería estudiar. Después vinieron los prejuicios por ser una artista pop, pero nunca seguí una estructura purista, siempre mezclé distintos elementos. Después de Sueños en tránsito, recibí muchas críticas, me decían que no sabía llevar mi carrera.

¿Te consideras una mujer líder en la industria musical?

No sé si líder es la palabra, pero me siento orgullosa de ser parte de la historia musical chilena, porque en 30 años hay discos que han marcado y acompañado a más de una generación, y eso lo atesoro mucho. Algunas mujeres que me veían en la tele desde niña me han comentado que se atrevieron también. Cuando empecé a cantar siempre hubo mujeres bacanes, tenía claro quién era Violeta Parra, Cecilia, Palmenia Pizarro y Myriam Hernández.

Ncole

¿Y una emprendedora?

Aparte de cantar y hacer canciones desde 2004, hago discos con mi propio sello, además de otras gestiones que se relacionan con trabajar en equipo, buscar presupuesto, organizar, comunicar. He ido aprendiendo muchas cosas sobre el trabajo en equipo y complementándolo con la música.

¿Cuáles dirías que son las claves para no tener miedo a fallar?

Esos fantasmas siempre están en todas las personas, en distintas épocas, a los diez años o a los 20 te enfrentas a inseguridades. Cuando estaba en el colegio, mis amigas me dejaron sola, les daba vergüenza estar con una niña a la que le pedían autógrafos. Con pasión, disciplina y sabiendo que no le haces daño a nadie, te vas dando cuenta de que no puedes dejarte amedrentar y no te frena nada. Desde muy chica recibí todo tipo de comentarios, por ejemplo, cuando me decían que mi banda sonaba mal. En ese momento pensaba “ok, vamos a ensayar más”. Claro que me sentí insegura muchas veces, pero nunca dudé de dedicarme a la música.

¿Qué te parecen los nuevos ritmos como el trap, por ejemplo? ¿Te ves colaborando con algún artista?

Todos los estilos musicales siempre me han parecido interesantes, pero la sonoridad del trap me gusta más que el reggaetón. Extraño la diversidad musical que había en mi generación y permitía tener un abanico un poquito más amplio de lo que se escuchaba en la radio, pero está bien, cada generación tiene los estilos musicales que los representa. No descarto las colaboraciones, sirven para retroalimentarse y, pese a que he hecho discos distintos, siempre he tenido una línea de pop rock electrónico, que es lo que me gusta hacer. No creo que me ponga a hacer reggaetón de forma radical.

Nicole

¿Estás trabajando un material nuevo?

Tengo una gira por Chile que cierra con un show en el teatro Caupolicán. Al mismo tiempo, estoy trabajando en nuevas canciones. En un momento me costó mucho escribir, pero ya está fluyendo. Soy old school, me gusta el concepto del disco o vinilo, ver una obra completa, porque así escuchas un disco entero y entiendes en qué pensaba el artista. Cuando tenga un grupo de canciones armadas, las voy a soltar. Espero que sea pronto.

La canción Partir la dedicas a tu madre. ¿Cómo te ayudó la música en ese proceso?

Cuando escribo una canción es cuando he reflexionado sobre el tema, cuando ya tengo respuestas. Partir es una canción muy especial. Al principio se llamaba No es tiempo de partir, porque yo juraba que la iba a poder sanar. Tuve que hacer un trabajo interno para realmente dejarla partir, me costó mucho tiempo, pero finalmente pude escribir esa letra.

En canciones como Astronauta y Cascabel, que dedicas a León, ahondas en la idea de volver a empezar cuando sea necesario. ¿En qué te inspiras a la hora de componer?

Con esas canciones pensé en cómo iba a aconsejar a mi hijo, tal vez más adelante le hagan sentido. A la hora de hacer canciones uno va procesando muchas cosas, es como un autoanálisis, tiene que ver con lo que uno ha hecho hasta este momento en la vida y lo que va a hacer. No tengo diario de vida y nunca lo tuve, pero tengo mis discos y cuentan cómo vivía las cosas, cómo las sentía y cómo las veía en distintos momentos.

Nicole

¿Qué buscas transmitirles a tus hijos?

Que es súper importante buscar algo que te apasione en la vida. A veces cuesta encontrarlo y soy súper consciente de que tuve el regalo de tener esta certeza muy chica, por eso trato de ayudarlos a que encuentren esa convicción, ese impulso. También me parece importante que me vean luchando por mí misma, me ven trabajando, yendo a grabar. León y Celeste me acompañan a conciertos, o cuando estoy componiendo están conmigo, saben que tengo que cocinar, pagar cuentas y me han dicho: “¿Mamá, cómo haces tantas cosas distintas?”. Saben que cuando me aplauden en un concierto hay mucho trabajo detrás y eso para mí es una enseñanza.

¿Y los fracasos?

Son de una generación con muy poca tolerancia a la frustración, quieren las cosas altiro. León ahora está jugando básquetbol y está encestando, pero al principio creía que no era bueno, pero le dije que eso no pasa instantáneamente. Puedes tener ciertos talentos, pero, por ejemplo, yo era más o menos afinada cuando chica, pero tuve que estudiar para ser cantante. La disciplina es fundamental. Celeste está aprendiendo a tocar piano y estoy estudiando con ella. Me gustaría que entiendan que se necesita dedicación y que pueden lograr todo lo que se propongan si le ponen cariño y esfuerzo. La inseguridad y la frustración son fantasmas que a veces juegan malas pasadas. Para mí fracasar es lo mismo que aprender.

En el terreno amoroso has vivido momentos públicos difíciles. ¿Cómo lidias con la exposición?

Desde muy joven tuve que aprender lo que significa ser una persona pública. En algunos videos del pasado, he visto cómo daba mis opiniones y lo tímida y seria que era. La experiencia me ha dado calma y la capacidad para enfrentar situaciones y entender que algunos aspectos de mi vida personal pueden ser interesantes, pero para mí es súper importante que mis hijos se sientan seguros y que lo que tengamos que conversar que se converse con esas personas. Hay que resguardar el corazón y cuidarnos como familia. La gente habla con mucha liviandad de la vida de otros sin detalles, juzga y comenta, pero no es necesario explicarle al mundo todas las cosas.

Has dicho que crees mucho en el amor y que hay que luchar por él cuando se encuentra. ¿Es tu motor de vida?

Creo que no siempre se conecta con la gente de manera profunda, todos tenemos cosas que mejorar y aprender, y por eso me parece que hay que cuidar las relaciones humanas y también a una misma. Pienso que cuidar el corazón y la salud mental es lo más relevante y es básico para cómo nos vinculamos. En este mundo tan individualista, la tolerancia es fundamental, no podemos dejar de lado que vivimos con otras personas.

Nicole

 

Concierto de cierre de gira en Santiago:

¿Dónde? Teatro Caupolicán.

¿Cuándo? Sábado 7 de diciembre, a las 21 horas.

Entradas a través de www.ticketek.cl

 

Te recomendamos en video:

También te puede interesar: