Espectáculos

La divertida manera en la que la reina Isabel aprobó la unión de Meghan y Harry

Meghan y Harry vivieron un romance de cuento de hadas

Meghan Markle y el príncipe Harry dieron la bienvenida a su primogénito Archie Harrison a la familia Real este mes, poco menos de un año después de su espectacular boda real de mayo de 2018.

Sin embargo, antes de que el duque y la duquesa de Sussex pudieran comprometerse para casarse, Harry tuvo que pedirle permiso a su abuela, la reina Isabel II. El biógrafo Andrew Morton, en su libro de 2018 Meghan: una princesa de Hollywood, profundiza en la importante reunión con el monarca.

 

Según el autor, el viaje de la pareja para ver a la reina era tan secreto que incluso los mejores ayudantes de Palacio no sabían que había tenido lugar hasta algunos días después.

Morton escribe sobre cómo la Reina reconoció que Harry se había transformado del rebelde real de sus días más jóvenes.

 

Escribe: «Si hubiera ido a ver a su abuela unos años antes, cuando tenía una reputación poco envidiable como un borracho enojado con mal juicio, habría sido dudoso que la Reina hubiera aceptado que se casara con una actriz estadounidense divorciada».

Un exfuncionario de alto rango dijo a Morton: «Hubiera sido una confrontación sombría e infeliz».

Morton continúa: «El comportamiento soberano de Harry al representar a la Reina en el extranjero y su compromiso con los Juegos Invictus han sido observados astutamente por Isabel».

Agregó que sorpresivamente: «El sello final de aprobación provino de los corgis de la reina. Las ya famosas mascotas de la monarca adoraron a Meghan desde el inicio, nunca le ladraron».

 

Un cortesano también le dijo al autor: “La reina confía en sus nietos. Ella tiene confianza en ellos de una manera que nunca ha tenido con su hijo mayor. Realmente se han establecido como estar en contacto con el público”.

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos