Así se veía Fernanda Castillo tras aumentar 12 kilos para “Dulce Familia”

Ella sacrificó el físico para conseguir interpretar a Tami, la protagonista de este filme.

Fernanda Castillo se ha posicionado como uno de los mejores elementos del entretenimiento mexicano. Su belleza, talento, y compromiso es lo que ha llevado a la joven a convertirse en una de las grandes promesas de hoy en día.

Su última hazaña fue subir 12 kilos para interpretar a un personaje en una película mexicana. La actriz admitió que sufrió varias consecuencias por subir de peso tan abruptamente. Tanto físicamente, pero sobretodo emocionalmente.

Las medidas femeninas siempre han sido muy estrictas llevando a las mujeres a tener múltiples inseguridades. De eso trata le filme, de cómo asociamos la delgadez con la felicidad. Y en nuestra búsqueda importamos lo que en verdad importa en la vida.

Aquí se muestra cómo se llegó a ver a la actriz mexicana con el aumento de talla que tuvo que hacer. Ella siempre se vio hermosa, pero admite le costó mucho trabajo regresar a su peso. Fue hasta que empezó a escuchar a su cuerpo y tratarse con cariño cuando logró bajar.

Ahora luce segura de sí misma, hermosa, y con un éxito en taquillas gracias a su compromiso y el de Vadhir Derbez. Ambos sacrificaron físico para conseguir interpretar a sus personajes. 

View this post on Instagram

13 de Junio 2018 Esta soy yo, semanas después de despedirme de Tami ,mi personaje en #DulceFamilia ;el personaje que me llevó a una gran transformación externa, pero también interna. Desde muy joven empecé una batalla contra mi cuerpo porque no era “lo que debía de ser”. Mientras más me angustiaba por llenar las expectativas de los demás, de cómo “debía” verme, mi cuerpo más se resistía. Con los años fui aprendiendo a negociar con “mi cuerpo”, a veces a las malas (con dietas demasiado estrictas y riguroso ejercicio) a veces a las buenas (relajándome, cuidándome y confiando).Después de mucho creía haber hecho las paces con él. Cuando llegó Tami y la oportunidad de interpretarla, la vida se me movió. Regresar a una lucha con mi cuerpo me daba miedo y empecé a sentirme profundamente insegura. Cómo iba a entender a un personaje que se aceptaba y quería, si yo nunca había hecho eso? Si no sabía como hacerlo. Puedo decir que sólo durante la filmación de la película, jugando a ser Tami, con la ropa de Tami, con su alegría y lejos de presiones; me sentí feliz. Comparto esto porque sé que como yo, muchas mujeres y hombres que me leen, pasan por esto toda su vida.A veces no se trata del peso, a veces es tu nariz, lo delgado de tus piernas, tu estatura… a veces es solo un sentimiento interno de no gustarte cuando te miras al espejo. El trabajo de regresar a mi cuerpo fue igual de desgastante durante varios meses. Hasta el día en que paré y me rendí. No se rindió mi voluntad sino que solté la idea de que sólo valgo por como me veo. Empecé a darme cuenta de que todo lo que he logrado es gracias a lo que hay dentro de mí, a tenerle paciencia y respeto a un cuerpo que no solo me sostuvo durante el proceso tan difícil al que lo sometí, sino que me ha sostenido toda la vida. Comencé a valorarlo, a escucharlo y a celebrar que soy mucho más de lo que exprese una báscula o una talla. Decidí parar esta guerra y reconocer a mi cuerpo como un aliado para trabajar juntos de una manera saludable, para alcanzar cualquier reto que nos propongamos. Gracias @vidabeautyfit por su ayuda en el proceso, a mis [email protected] y a mi pareja por apoyarme y enseñarme tanto. 🙏🏼

A post shared by Fernanda Castillo (@fernandacga) on

Te recomendamos en video: