Alberto “Tatón” Púrpura sobre salida del clóset de Camila Recabarren: “Ahora puede dormir tranquila”

“Tatón” declaró a La Cuarta que está muy orgulloso de que Camila se haya liberado del peso de tener que ocultar su tendencia homosexual.

La exmiss Chile Camila Recabarren sigue dando que hablar luego de confesar que es lesbiana. Su primera y más polémica pareja, el empresario gastronómico argentino Alberto “Tatón” Púrpura, ha salido a la palestra para hablar de la salida del clóset de Camila y de los sentimientos que esto le ha provocado.

Camila, quien ha confesado recientemente que su primer beso fue con una mujer, conoció a Alberto "Tatón" Púrpura cuando tenía 17 años y él 53 años. Con 36 años de diferencia entre uno y otro la relación duró unos cinco años.

“Tatón” declaró a La Cuarta que está muy orgulloso de que Camila se haya liberado del peso de tener que ocultar su tendencia homosexual.

“Que ella se haya liberado me parece fantástico, ahora puede dormir tranquila”, dijo. Para Alberto "Tatón" Púrpura, las presiones sociales fueron las culpables de que Camila haya tardado años en hacer pública su preferencia por las mujeres.

La culpa del silencio de Camila es la sociedad dice Tatón

“La culpa de todo esto, el que no lo haya contado antes, no es de ella, ni mía, ni de nadie: es de la sociedad. A la gente de mi generación y a la de antes de mí, se nos enseñaba que era un pecado ser homosexual, nos educaron bajo una perspectiva de misterio y castigo”, expresó.

“Tatón” hoy alejando del mundo de la farándula luego de separarse de Camila, se dice arrepentido de haberle echado dedo a Camila públicamente por su homosexualidad.

“Claro, lo hice y fue un error hacer eso. Pero en ese momento yo tenía rabia, porque yo tenía una familia, mi señora, un excelente pasar, tres casas, discotecas. Entonces, por qué ella me eligió a mí, si su condición era de lesbiana y andaba con hombres por el que dirán”, reflexiona.

Pero no hay rencores, eso quedó en el pasado, afirma “Tatón”.

“Con el tiempo a Camila la entendí, y le pedí disculpas por contarlo así. Era una niña en ese tiempo, inmadura, pero eso ya pasó y hoy me alegro muchísimo que ella esté plena y feliz. Ahora no le hace daño a nadie, porque a mi familia sí le hizo, pero sin querer. De verdad que a ella la entiendo y la quiero, porque también me hizo crecer”.

Te recomendamos en video: