“Harry y Meghan, África no los quiere”: artículo de opinión desata polémica sobre la posible mudanza de los duques

La decisión final será tomada en 2020.

Fuentes cercanas a la realeza han asegurado que el príncipe Harry y Meghan Markle están considerando la posibilidad de mudarse a África luego del nacimiento de su bebé, esto para consolidar su trabajo social en ese continente.

Meghan Markle, de 37 años, fue nombrada recientemente vicepresidenta del Queen’s Commonwealth Trust, organización que tiene presencia en 19 países africanos como Sudáfrica, Nigeria, Uganda y Ghana, países en los que podría vivir junto a su esposo Harry y el primogénito de ambos, reseñó CNN.

Muchos comentarios han surgido a partir de esta hipotética mudanza y un artículo que ha despertado polémica fue el de Kehinde Andrews, profesor de sociología de la Universidad de la Ciudad de Birmingham y autor del libro “El radicalismo negro”.

Meghan y Harry en África

El artículo publicado en CNN se titula “Harry y Meghan, África no te quiere” desestimando que esta decisión sea por rescatar las raíces africana de la duquesa.

“Desafortunadamente, la realidad es que la única tradición que abrazaría la pareja es la larga historia colonial de Gran Bretaña en general, y de la familia real en particular. Cuando los radicales negros hablaban de un movimiento de ‘regreso a África’, esto no era exactamente lo que tenían en mente”, escribe el profesor en la nota.

A su juicio, si Meghan y Harry se mudan “no representarán a las parejas multirraciales modernas en todas partes sino a la institución colonial que es la monarquía británica”.

“El ex embajador David Manning, quien asesora a la pareja, ha dicho que esto podría ser parte de una estrategia internacional para que la pareja mejore su trabajo de caridad en el Commonwealth. Pero no necesitan mudarse a África para construir su marca o influencia”, añadió el autor del artículo.

“Lo que plantea la pregunta, ¿qué harían mientras vivieran en África? En el pasado, la realeza británica ha tratado a las colonias como sus campos de juego personales”, criticó.

Se refirió a cómo Gran Bretaña se enriqueció en el pasado con sus incursiones en África: “La verdad es que Gran Bretaña se enriqueció en el imperio en una medida que es casi imposible de cuantificar. Después de terminar con la esclavitud de los africanos, el gobierno británico usó el 40% de su ingreso total para pagar a los dueños de esclavos el equivalente en 17 mil millones de libras (o aproximadamente $ 22 mil millones) en compensación”.

Y agregó que las donaciones caritativas de la actualidad “no pueden anular la naturaleza histórica de la relación de la monarquía con África”.

Te recomendamos en video: