La foto familiar con la que Kim Kardashian derritió de amor al Internet

Kim Kardashian es la más adorable cuando se trata de su familia

Kim Kardashian podrá ser unos de los miembros más polémicos del clan Kardashian-Jenner sin embargo, cuando se trata de su familia, es la más adorable.

Y es que según lo que la propia estrella de telerealidad ha declarado en Keeping Up With the Kardashians, siempre ha tenido el anhelo de formar una gran familia.

No es secreto que Kim publique cada uno de sus movimientos en sus redes sociales. Sin embargo, lejos de las selfies en el espejo o la publicidad de su maquillaje, esta Kardashian disfruta compartir con sus seguidores las fotos más tiernas de sus hijos.

Recientemente Kim encantó a todos sus fans con una tierna instantánea en donde aparece su esposo Kanye West, su hija North, el pequeño Saint y la bebé Chicago. Los cinco aparecen en un momento muy espontáneo, demostrando que no todo en la vida de esta familia está fríamente calculado y posado.

View this post on Instagram

Morning ✨

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

En 2017, el anhelo de Kim Kardashian por convertirse en madre por tercera vez preocupó a los médicos debido a los embarazos de alto riesgo que tuvo con sus hijos North y Saint por lo que pusieron sobre la misa diferentes opciones. O se sometía a una operación de útero, lo cual de igual manera ponía en riesgo su vida o que una de sus hermanas (Kourtney o Khloé)  concibiera al bebé.

Sin embargo, a mediados de ese mismo año, la pareja anunció que había conseguido alquilar un vientre que llevara a su tercer hijo. Los fans y los portales de entretenimiento enloquecieron con la noticia, abriendo el debate sobre dicho método ya que es algo cada vez más común entre las que buscan ser madres y no pueden por problemas médicos.

Kim no puede cargar más hijos debido a la placenta accreta que padece. De embarazarse, no sólo pondría en riesgo la vida del bebé sino la suya.

View this post on Instagram

Celebrating Saint with a Tarzan themed party 🍃

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Cuando Kim se embarazó de su primer hija, North West, presentó dolores demasiado intensos. Mientras que con Saint, tuvo que someterse a un tratamiento y tres operaciones para reparar su útero. A pesar de que el bebé se desarrolló bien, durante el parto sufrió preeclampsia (presión arterial elevada al extremo) lo cual puso en riesgo la vida de ambos.

Para poder separar la placenta del útero, Kardashian tuvo que someterse a múltiples cirugías después del parto y a pesar de que la bebé nació sana y sin complicaciones, el verdadero dolor vino con la intervención del médico. 

A principios del 2019 la revista People anunció que Kim estaría esperando a su cuarto hijo por la misma vía sin embargo, fue hasta hace unas semanas que la socialité lo confirmó en uno de los episodios del show.

View this post on Instagram

North is always a mood 😂

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Te recomendamos en video