Por esto es que la princesa Diana era el terror de las niñeras que la cuidaban

La princesa Diana fue una niña muy problemática

La vida de la princesa Diana es tanto trágica como fascinante. Amada por su pueblo y odiada por la familia británica,  la madre los príncipes William y Harry estuvo destinada a llevar una vida intensa desde niña. Diana siempre fue una mujer preparada, extrovertida y elegante. Tenía solo 19 años cuando se convirtió en miembro de la realeza pero desde antes, tuvo que aprender las reglas duras de la vida.

Y es que lejos de la tiaras y los privilegios que ofrece el mundo de la realeza, Diana era una mujer solitaria que sufría en su matrimonio enfermo, que se sentía sofocada por las reglas y restricciones del Palacio. De acuerdo con el libro de Andrew Morton, Diana: In Pursuit of Love (2004), "Para el mundo exterior la princesa Diana se veía como una de las personas hermosas: parecía tenerlo todo. Sin embargo, dentro de Diana se sentía como un patito feo".

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diana, Princess Of Wales (@the_princess_of_wales) el 31 Ene, 2019 a las 12:10 PST

Aunque su infancia tampoco fue ideal, la princesa tuvo algunos buenos momentos, especialmente con su hermano menor, Charles. Eran compañeros de juego y confidentes pero también el terror de las nanas que los cuidaban.

Fue la propia Diana quien relató a Andrew Morton que solían lanzar la ropa de las niñeras por la ventana además de que se escondían para asustarlas. También confesó que como nunca se les explicó nada sobre el divorcio de sus padres, creían que las niñeras eran una amenaza para su madre. En una ocasión, encerró a una de las nanas en el baño. Estos comportamientos hacían que renunciaran una y otra vez.

Cuando el mayordomo tocaba el gong para la cena, los niños corrían a las escaleras, se deslizaban por la barandilla de madera y corrían hacia el comedor.

A pesar de las travesuras que solía hacerle, Inge Crane niñera de Diana desde los 3 años y Mary Clarke, quien estuvo con ella desde los 9 años, describieron a Diana como una niña que amaba salir al aire libre, trepar árboles y jugar con animales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diana, Princess Of Wales (@the_princess_of_wales) el 23 Mar, 2017 a las 2:07 PDT

"Ella era una niña bastante adorable", dijo Crane. "Ella era muy, muy consentida".

El divorcio de sus padres fue un punto de quiebre para ella y de acuerdo con Clarke, una de las primeras conversaciones que tuvieron sobre este fue que la puqueña había dejado de creer en el amor. "Ella dijo: 'Nunca me casaré a menos que esté realmente enamorada porque si no estoy enamorada, me voy a divorciar, y nunca pretendo divorciarme"".

Aunque el padre de la princesa de Gales, John Spencer, vizconde Althorp, era estricto, le dio una de las lecciones más importantes de su vida: "Trata a todos como a un individuo, y nunca le eches el peso". Mientras crecía, vio a su padre tratar a todos con gran respecto, desde el miembro del personal más bajo hasta el oficial con el rango más alto.

Te recomendamos en video