La historia de Steve Irwin, 'el Cazador de Cocodrilos' que terminó en tragedia

Steve Irwin fue conocido por su amor hacia los animales pero su vida terminó de forma trágica

Para algunos, Steve Irwin, el llamado "Cazador de Cocodrilos" era un loco en busca de atención y fama pero para otros, era un amante de los animales que hacía que nos introducía a las criaturas más fascinantes de forma épica.

Steve Irwin parecía estar en sintonía con la naturaleza y nada parecía intimidarlo: ni los tiburones, ni los cocodrilos devoradores de hombres, ni las serpientes y arañas más venenosas de la Tierra. Pero su fama se debió a sus intrépidas hazañas para acercarse a ellos.

Era un cuidador de zoológico (fundado por sus padres), protector de los animales y personalidad de la televisión australiana. Alcanzó la fama mundial gracias a el lanzamiento de su propia serie, The Crocodile Hunter (1996-2007), donde documentaba la vida silvestre junto con su esposa Terri. Ambos hacían campaña por la conservación de los animales en peligro de extinción y luchaban contra la caza furtiva y la explotación de tierras que provocaban la pérdida de hábitats naturales.

En 2006, la noticia de su muerte conmocionó al mundo. Steve se encontraba sumergido en las cálidas aguas de la Gran Barrera de Coral de Queensland cuando una raya atravesó su corazón con su púa venenosa. Según un amigo y colega, John Stainton, Irwin estaba nadando demasiado cerca y aunque las rayas suelen ser tranquilas, dejan salir sus púas solo cuando se sienten amenazadas o pisadas. Al momento, Steve había sido la tercera persona en morir de esa forma en las aguas australianas.

Las impactantes revelaciones tras su muerte 

Justin Lyons, camarógrafo que lo acompañaba, declaró para el programa Studio 10 que Steve  "comenzó a apuñalarlo salvajemente con su cola, cientos de veces, en unos segundos".

Además recordó que él y las demás personas de su equipo de trabajo intentaron tranquilizar a Irwin y de decirle palabras para ayudarlo a “resistir” en lo que intentaban buscar atención médica pero que sabía que moriría. "Le decíamos cosas como que ‘piensa en tus hijos, Steve. Espera, espera, espera"", dijo. "Pero él, con cierta calma, me miró y dijo: "me estoy muriendo", y eso fue lo último que dijo”, dijo Lyon.

Por su parte, Terri Irwin confesó para la ABC de Australia que su marido nunca pensó que tendría una larga vida, sino que moriría haciendo lo que amaba. "Siempre tuvo ese tipo de sensación de que su vida sería cortada". Curiosamente, 'El Cazador', había estado considerando alejarse de la televisión para enfocarse en su familia antes de su muerte. "Recuerdo que me dijo: 'No creo que vaya a filmar más, creo que voy a pasar tiempo con mis hijos"".

Terri estaba en Tasmania con sus hijos cuando se enteró de la muerte de su marido y que la última vez que lo vieron fue despidiéndose de ellos antes de subir al avión que lo llevaría a su destino final.

View this post on Instagram

Thank you for always being my guiding light. ❤️

A post shared by Bindi Irwin (@bindisueirwin) on

El legado de Steve

A pesar de lo ocurrido y a manera de homenajear a su padre y el entorno en donde crecieron, los hijos del "Cazador de Cocodrilos", siguen sus pasos. Hoy, Bindi Irwin es una joven de 19 años con una cuenta de Instagram con más de un millón y medio de seguidores. Ahí comparte contenidos similares a los de su recordado padre. A través de diferentes programas, Bindi ha buscado esparcir el mensaje sobre la conservación de la fauna.

Su hermano Robert Irwin ha sorprendido por el parecido físico con su padre pero también con el amor que demuestra hacia los animales. A sus 14 años de edad también comparte contenidos similares a los de su hermana en redes sociales. Junto a su madre Terri, trabajan en el Zoológico de Australia, fundado y administrado por la familia Steve desde 1970.

Te recomendamos en video