5 extraños datos de la infancia de la princesa Diana, que seguro no conocías

La princesa Diana siempre estuvo destinada a una vida intensa

La vida de la princesa Diana es tanto trágica como fascinante. Amada por su pueblo y odiada por la familia británica,  la madre los príncipes William y Harry estuvo destinada a una vida intensa desde niña.

Y aunque sabemos lo mucho que sufrió internamente, poco se sabe que su personalidad no era sólo un mecanismo de defensa de la vida en el palacio, sino que desde niña tuvo momentos difíciles que ningún niño de su edad experimentaba. Como miembro de la familia real, Diana vivió atormentada por el príncipe Carlos, los paparazzis y los señalamientos de la Reina pero bajo la elite de la familia Spencer, vivía tan inestable y aislada.

Aquí algunos datos que no conocías sobre su infancia.

Sus padres se decepcionaron de que fuera niña

La familia Spencer se había alineado con la familia real durante generaciones. De hecho, ambas abuelas de las princesas tardías habían servido como damas de honor a la reina Isabel. Cuando la princesa Diana nació, el 1 de julio de 1961, en Park House en Sandringham, Norfolk, ella era la cuarta de cinco hijos.

Desafortunadamente, su nacimiento no fue una ocasión feliz. Los Spencer esperaban que un niño llevara la línea familiar. Los padres de la princesa estaban tan decepcionados de tener otra chica que se negaron a elegir un nombre durante una semana hasta que se decidieron por Diana Frances. El hermano mayor de la princesa, John, había muerto un año antes de que ella naciera.

Inestabilidad constante

Los Spencer eran una familia muy adinerada, y la princesa Diana creció en la exuberante propiedad de Althorp, que era una especie de castillo. Sin embargo, debido a la tensión de no tener un heredero varón, sus padres hicieron que su hogar se sintiera frío y aislado. Ella recordaba haber visto llorar a su madre. Su padre no era mejor y "nunca habló de eso". La princesa también recordó que las cosas en aquel entonces eran muy inestables. Ella dijo que había un cambio frecuente de niñeras y falta de comunicación en la familia.

El terror de sus niñeras

Como la infancia de la princesa Diana era tan inestable, ella y sus hermanos nunca se sentían cómodos con una niñera. De hecho, ella y su hermano menor, Charles, se juntaban y aterrorizaban a las niñeras cuando no les gustaban. Ella le dijo a Morton que a menudo tiraban la ropa de la niñera por la ventana. Como nada les explicaron, pensaron que las niñeras eran una amenaza para su madre.

Encontrando confort en la comida.

Aunque más tarde desarrollaría un trastorno alimentario que fue provocado por un comentario de su  esposo sobre el tamaño de su cintura, la princesa Diana encontró consuelo en la comida durante su adolescencia. Ella dijo que durante su tiempo en la preparatoria Riddlesworth Hall, ella "comió y comió y comió". De hecho, sus compañeros de clase solían estimularse a sí misma al desafiarla a comer grandes cantidades de comida. Una vez, ella comió tres arenques y seis piezas de pan en el desayuno.

Idolatraba a su hermana

Como la madre de la princesa Diana fue muy alejada y estaba al cuidado de sus nanas, la única figura femenina a la que se aferraba era su hermana mayor, Sarah McCorquodale. Diana idolatró a su hermana mayor y esperaba desesperadamente el regreso de Sarah de la escuela para estar con ella. La princesa Diana reveló: “Solía ​​lavar todo su ropa cuando regresaba de la escuela. Empacaba su mochila, hacía su cama y su habitación.. Lo hice todo y pensaba que era maravilloso hacerlo para ella".

Te recomendamos en video