Constanza Santa María: “Es un momento súper estelar y me siento honrada”

Es una de las periodistas más destacadas del país, con una responsabilidad por la verdad muy arraigada. También se considera apasionada por la música: canta, toca guitarra y ahora se prepara para formar parte del jurado del Festival de Viña 2019.

ntre unos días de vacaciones con sus hijos de ocho y diez años, un pequeño accidente de su marido, sus jornadas en Tele13 Radio y las tardes como conductora de Tele13, la periodista Constanza Santa María (45) se prepara para asumir, por primera vez en su larga carrera, su rol como miembro del jurado de la competencia internacional del Festival de Viña.

La comunicadora entiende esta instancia como una oportunidad especial. Ha participado en el evento como reportera y como conductora de noticias, pero esta vez la veremos en primera fila de la Quinta Vergara.

Tras ocho años, la producción del Festival volvió a manos de Canal 13 y, si bien no había imaginado conformar el jurado del certamen de música más destacado de Latinoamérica, su nombramiento la emocionó desde el primer minuto.

“Es un privilegio, un honor, más porque me gusta la música”, dice.

Su cercanía con la música no es algo desconocido. Cuando tenía siete u ocho años, tomó clases de guitarra y, a medida que fue creciendo, estudió canto, pues era algo común en su familia. Incluso evaluó dejar el periodismo para dedicarse de lleno a su carrera musical, la que llegó a su peak en 1992 tras su destacada participación en el concurso Una voz para el verano del programa Martes 13. Su talento se puede comprobar en un video de YouTube en el que se la ve en un traje rojo cantando Arena blanca, mar azul de Albano y Romina Power.

Dice ser el tipo de persona que escucha todo tipo de música. Se declara diversa en cuanto a listas de reproducción, dependiendo de su estado de ánimo, o el momento del día. Confiesa ser una verdadera fan de Queen y, luego de ver Bohemian Rhapsody, la película que cuenta la historia de Freddy Mercury, recuerda un disco doble con el concierto del grupo en Wembley que compró en Europa cuando fue de viaje con sus amigas. “Me encanta Queen, canto siempre en el auto y con la voz al cuello”.

Aunque afirma que siempre se inclinó más por la trova latinoamericana y coreaba los éxitos de Silvio Rodríguez o Pedro Aznar, tampoco se cierra a otros estilos musicales, pues disfruta del talento de diversos artistas, que van desde Eddie Vedder hasta Mon Laferte.

Constanza-Santa-María

¿Esperabas ser nombrada como parte del jurado de Viña? ¿Cuáles son tus expectativas?

Fue una sorpresa. A mí me gusta la música, estudié canto, no me es ajeno. Es un privilegio participar justo ahora que Canal 13 vuelve a emitir el Festival y cumple 60 años. Es un momento súper estelar y me siento honrada de que me eligieran. Ser jurado es una gran responsabilidad, porque siempre se debate la importancia de las competencias internacional y folclórica. Es lo que menos se ve o de lo que menos se habla, pero pueden surgir voces nuevas. Es una vitrina que todo el mundo está mirando.

Desde niña te has mostrado cercana a los escenarios e incluso en tu adolescencia tuviste una banda de rock.

Una vez gané el premio a la mejor canción y mejor voz del Festival de Alcántara, en donde se reunían los del colegio Verbo Divino y las alumnas del Villa María Academy. Tenía 15 o 16 años, pero no era mi banda. En un inicio estaba conformada sólo por hombres y necesitaban una voz femenina, entonces me llamaron. Tocábamos en un bar por Cristóbal Colón, para mayores de edad, casi siempre a la una de la mañana. Mis papás me mandaban con mi hermano mayor (ríe). Cantaba canciones en inglés, en su mayoría de The Doors. ¡Es lo más rockero que he hecho!

Has dicho que en tu casa no se escucha reggaetón. ¿Por qué?

Sí. Seguimos sin escucharlo. Me ha costado tan caro haber dicho eso, fue como hablar contra una religión (ríe). Como mamá de un niño de ocho años y una niña de diez, considero que las letras de reggaeton son muy erotizadas y machistas, entonces trato de que escuchen otras cosas. Entiendo lo pegajoso que es el ritmo, y no puedo desconocer la masividad del fenómeno. Si incluso hay clásicos como Daddy Yankee o Bad Bunny, sin duda, el número más importante del Festival.

Constanza-Santa-María

¿Eres muy estricta como mamá con este tema?

Trato de mostrarles la mayor diversidad musical posible, pero con el reggaetón he sido más dura. En un cumpleaños de mi hija, contraté un karaoke porque a ella también le encanta cantar, pero de repente la veo en su pieza, frustrada, porque sólo habían canciones de reggaeton y no se sabía ninguna. Me río de mí misma, porque una como mamá a veces comete tonteras.

¿Qué valores le transmites a tus hijos?

Quiero que sean niños que no se autoimpongan límites, que sean soñadores y luchen por lo que quieren ser, que sean buenas personas y que sean felices haciendo lo que les guste, que se apasionen por las cruzadas que tengan. Ellos ven noticias, leen el diario y me preguntan “¿por qué pasa eso, mamá?”. Les explico, trato de educarlos para que sean conscientes de sus privilegios y oportunidades, que conozcan su país, que sean políticos en términos de lo público, que se interesen por debatir y pongan en duda a la autoridad.

Una comunicadora punzante

Constanza-Santa-María

Varias veces han elogiado tus looks en el noticiero. ¿Cómo te relacionas con la vanidad y la imagen?

La gente piensa que por ser periodista, y dar las noticias, el look no importa, pero es parte de mi trabajo verme bien y tener una imagen que inspire credibilidad. Cuando recién llegué a la televisión era más rebelde. Pensaba que no había que maquillarse, ni peinarse, pero después fui entendiendo que, así como importa el contenido de lo que informo, también la imagen. Siempre comunicas algo.

Cuando recién llegué a la televisión era más rebelde. Pensaba que no había que maquillarse, ni peinarse, pero después fui entendiendo que, así como importa el contenido de lo que informo, también la imagen".

Los looks son importantes durante este certamen. ¿Cómo te mostrarás en Viña?

Eso es lo entretenido de una instancia como esta. Todas las noches me tengo que vestir de una manera distinta, llevar un look pensado. Nunca he caminado por la alfombra roja y eso me da un poco de nervios, pero ahora me permito jugar, con los años he adquirido mayor flexibilidad. Me asesora Francisca Torres, con quien trabajo hace diez años y hemos visto opciones de lo que voy a usar día a día. Va a ser distinto a lo que se ve en las noticias. Es más lúdico y sexy.

Eres reconocida por ser una periodista seria. ¿Crees que se te cuestionaría si fueras hombre?

Es la única manera de que los entrevistados no respondan lo que quieren, pero reconozco que hace diez años era más pesada. Ahora escucho y después contrapregunto. Perder la paciencia puede ser perjudicial, sobre todo en televisión donde el que se enoja pierde. Sólo por ser mujer, me decían, “ay, qué agresiva”, pero a un hombre eso se le aplaude. Quiere decir que es macho, que hace bien su trabajo. Aprendí que se puede hacer preguntas al callo, pero con la mejor sonrisa. Antes no sonreía, estaba como un gato esperando a la presa para lanzarme encima. Es fruto de la experiencia, llevo 25 años trabajando.

Constanza-Santa-María

¿Consideras que han cambiado los medios?

De todas maneras, la televisión y la radio. La única forma de permanecer en los medios es adaptarse a esta nueva realidad y eso significa que, cuando hay que cubrir algún tema, vas con tu celular y puedes transmitir en vivo por Facebook Live o despachar de inmediato para la radio. Ése es el futuro de los medios, los y las periodistas tenemos que preparar contenido para todas las plataformas. Nos da flexibilidad. Por ejemplo, me pasa que, cuando la gente me ve en la radio vía streaming, me dicen que soy como otra persona, pero soy la misma. Sólo que la televisión es un poco más rígida y muestra un sólo aspecto. Creen que una no baila o no se ríe.

Durante 2018 hubo despidos masivos en los medios y se te vio muy afectada en pantalla. ¿Cómo lo viviste?

Los medios están en constante crisis, sobre todo la televisión, entonces aprendes a vivir en estado de alerta. Estamos en un minuto de transformación único en los medios. Nadie puede saber cómo van a ser en diez años más, porque todavía hay leyes que están en proceso y que van a modificar la forma en que se producen y emiten contenidos. El año pasado se externalizó gran parte de los servicios del canal, lo cual significó la salida de mucha gente. Fueron momentos muy duros, había gente que trabajó muchos años ahí, era como una familia.

Te recomendamos en video:

También te puede interesar: