La difícil relación entre Alejandra Guzmán y su mamá Silvia Pinal

Alejandra Guzmán siempre ha sido un personaje polémico en su familia

Alejandra Guzmán siempre ha sido una intérprete escandalosa y polémica, especialmente por pertenecer a una de las familias más importantes en el mundo del espectáculo. Y aunque siempre se han conocido historias sobre la Dinastía Pinal, es ahora cuando la cantante ha dado conocer varios secretos de su vida, en la nueva bioserie 'La Guzmán'.

Uno de los momentos más difíciles en su ida estuvo marcado por la difícil relación que tenía con su madre, la primera actriz, Silvia Pinal.

Alejandra fue la tercer hija de Doña Silvia, quien ya tenía a Sylvia Pasquel y Viridiana Alatriste, fruto de dos relaciones anteriores. Mientras que "la Guzmán" nació de la también relación fallida con el reconocido intérprete Enrique Guzmán.

View this post on Instagram

🧿 #buenavibra #teamguzman @lavozus

A post shared by Alejandra Guzmán (@laguzmanmx) on

De acuerdo con lo retratado en la serie, la relación entre Alejandra y Doña Silvia no era fácil ya que ésta era muy estricta ante la rebeldía de su hija. Al igual que sus hermanas y sus padres, 'La Guzmán' quería hacer carrera en el espectáculo pero Doña Silvia estaba renuente a dejarla entrar a ese complicado mundo.

La intérprete confesó que en su infancia sufrió de “un poco de soledad" pues al final, siempre estuvo acompañada de su hermano Luis Enrique Guzmán (también hijo de Enrique Guzmán).

"Mi hermano fue mi compañero de vida, y lo ha sido siempre. Luis Enrique es para mí la persona más importante de mi familia, mi hija (Frida Sofía), mi padre pues siempre fui su consentida, y de mi madre, pues la más ‘rebeldona’, pero sé que me quiere a su manera”.

Aunque Doña Silvia se negaba a dejar que Alejandra formara parte del medio artístico, sabía que su talento era innegable.

La hoy llamada “Reina del Rock”  hizo su debut musical en 1988 con el álbum “Bye mamá”, cuya canción titular era precisamente un reclamo a la ausencia de su madre debido a sus compromisos profesionales. La canción recita:

"Y yo que siempre te esperaba
Para hablarte de mis cosas
Terminaba por dormir
Sin que llegaras

Volabas cada vez mas alto
Casi como los cometas
Yo aquí abajo
Extrañando tu presencia

Bye mama, me voy adiós
A seguir mis propias reglas del juego
Mientras quede un sendero
Por delante caminaré"

Sobre esto, la primera actriz le confesó a Pati Chapoy, durante una entrevista con Ventaneando que sufrió mucho cuando escuchó la canción que su hija le había "dedicado".

"Me dolió el alma. Me la cantó y se me rompió el corazón. No me lo esperaba. Era una canción muy dura. Además con qué representatividad puedes juzgar a alguien como tu mamá. Yo jamás me atreví a juzgar a los míos y nunca entendí por qué ella lo hizo pero lo acepté"

 

Posteriormente, en una entrevista de 2016 por “Suelta la sopa”, Doña Silvia admitió que sí pudo haber fallado como madre:

“Puede ser. Por mi trabajo, Alejandra siempre me reclamaba mucho de que no estaba yo mucho tiempo. Yo creo que yo cumplí con muchas cosas, y con muchas no”.

A pesar de sus diferencias, nunca dejaron de procurarse la una a la otra, especialmente cuando Doña Silvia estaba con Enrique Guzmán y sufría de violencia doméstica por parte de este.

“Nunca olvidaré que la vi con sus ojitos morados por los golpes de mi papá”, contó La Guzmán en una ocasión.

Incluso con su inesperado embarazo a los 17 años, la actriz fue muy comprensiva y con la muerte de Viridiana estando tan reciente, la pequeña Frida Sofía se convirtió en una especie de salvación para la familia.

 

 

Te recomendamos en video