A sus 97 años, el esposo de Isabel II consigue una millonaria cosecha

Según los medios británicos, Felipe de Edimburgo vio los primeros frutos en otoño de 2018.

La paciencia ha sido el fruto de Felipe de Edimburgo. Hace 12 años, el esposo de la reina Isabel II plantó 300 trufas negras en su finca de Sandringham. Desde 2006, su sueño era ver crecer el exclusivo para la familia real, sobre todo por ser un cultivo que se produce en cualquier lugar.

Ahora, a sus 97 años de edad, el duque obtuvo su primera cosecha de trufas negras. Además, se convierte en un pionero del Reino Unido en esta práctica: nadie lo había logrado antes. Según reportó el Daily Mail, los frutos aparecieron en otoño de 2018, pero es un objetivo que tenía en mente desde los años 60 años.

El cónyuge de Isabel II ya había consultado en 2010 a expertos italianos, quienes le indicaron que vería la cosecha en 2021, es decir cuando cumpliera 100 años de edad. Pero la noticia se anticipó y demostró ser un hombre activo pese a si longevidad. Y sin importar su retiro de la monarquía, en 2017.

No todo acaba allí

Las intenciones de Felipe de Edimburgo, según The Times, eran convertir Sandringham en una ambiciosa plantación de trufas. El no haberlo logrado generaba bromas en su círculo familiar de la realeza, sobre todo cuando sus caninos olfateaban el terreno para chequear el proceso. Al final… tuvo la victoria.

trufas4857

La gran interrogante es saber cómo el esposo de Isabel II canaliza su triunfo. El kilo de las trufas cosechadas supera los 24 mil pesos mexicanos (mil liberas). Adrian Cole, director de la compañía que legisla las plantaciones del duque, afirmó que "ha sido un éxito de Felipe". Destacó que las trufas son de origen francés y "las mejores que pueden obtenerse".

La venta del producto ya se ha puesto en marcha y el nuevo objetivo de Felipe es poder financiar los gatos de Sandringham. Los mismo hace el príncipe Carlos con su línea de galletas y otros productos ecológicos.

Te recomendamos en video