Llueven críticas al Oscar por nominar un cortometraje que reseña el asesinato de un niño de dos años

Los premios se entregan el 24 de febrero

Nominada al Oscar a la Mejor Corto de Ficción, "Detainment" comienza la carrera marcada por una polémica. La película cuenta la historia real del asesinato de James Bulger, muerto a los dos años de edad en 1993. Al enterarse de que estaba entre los finalistas, la madre del niño se dijo "enojada" con la nominación.

"No puedo expresar cómo estoy enojada y sorprendida por que esta película se haya hecho y ahora nominada al Oscar", escribió Denise Fergus, madre de James, en Twitter.

"Una cosa es hacer una película como ésta sin entrar en contacto o pedir permiso a la familia de James y otra es tener un niño que escucha las últimas horas de su vida, los momentos que precedieron a su asesinato brutal, y hacer a mí y mi familia revivir ¡todo eso! ", lamentó.

"Detainment" construye el secuestro de James Bulger, a partir de entrevistas con los responsables del asesinato, Robert Thompson y Jon Venables. Ambos tenían sólo 10 años de edad en la época.

Más de 90 mil personas firmaron una petición en el intento de bloquear la nominación de la Academia. Después de la polémica, el director Vincent Lambe explicó que la idea era que la película ofreciera una mejor comprensión sobre cómo dos niños podrían ser capaces de cometer tal crimen. Él divulgó una nota disculpándose.

"Siento un gran pesar por lo que pasó con la familia Bulger y lamento mucho por cualquier malestar que la película pudiera haber causado a ellos. En retrospectiva, lamento no haber avisado a la señora Fergus sobre la película", dijo.

El caso James Bulger fue uno de los más perturbadores en el Reino Unido

James Bulger, de 2 años de edad, fue secuestrado de su madre, Denise Fergus, el 12 de febrero de 1993, cuando estaban en un centro comercial de Bootle, ciudad del interior del Reino Unido.

Robert Thompson y Jon Venables, ambos de 10 años, atrajeron a James lejos de su madre, como muestran las imágenes de las cámaras de seguridad. Ellos golpearon al bebé hasta la muerte con ladrillos y una barra de hierro. Después, dejaron el cuerpo en una línea de tren.

La policía británica sólo encontró el cuerpo de James dos días después. Robert y Jon fueron condenados en noviembre del mismo año a 8 años de detención en un reformatorio. Cuando salieron, recibieron nuevas identidades y comenzaron a vivir de forma anónima.